Patrocinado por

Caixabank hereda 4.400 litigios por las cláusulas suelo de Bankia

Con el objetivo de reducir el tapón de los juzgados se ha pedido una penalización del 20% cuando la banca recurra casos ya perdidos

Oficinas de Caixabank en la Diagonal de Barcelona./ EFE

Oficinas de Caixabank en la Diagonal de Barcelona./ EFE

Con el objetivo de reducir la litigiosidad en los juzgados de las cláusulas suelo, un magistrado del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha dado un paso al frente pidiendo que se aplique a la banca una penalización del 20% cuando recurran casos ya perdidos.

Los despachos de abogados consultados por Economía Digital se muestran “satisfechos” con esta propuesta. Pues destacan, que algunas entidades financieras alargan la agonía en los juzgados con dos propósitos.

El primero, es que para algunos gestores bancarios “es mejor pagar en tres años aunque sea con costas que pagar ahora”. Y el segundo, es que el retraso “desesperante” es un factor claramente desincentivador para la reclamación judicial del consumidor, explica Juan Ignacio Navas, director de Navas & Cusí.

Desde el Colegio de Abogados de Barcelona, Cristina Vallejo, hace distinción entre entidades como Bankia, que son de las que más recurren y retrasan al límite los procesos; y otras como Caixabank y Sabadell, que suelen llegar a acuerdos.

Bankia destaca en su informe anual que a cierre de 2020 tenía 4.411 procedimientos judiciales abiertos en ejercicio de acciones individuales de nulidad por las cláusulas suelo. Unos litigios que ahora ha heredado Caixabank con motivo de su fusión.

Esta situación da algo de alivio a los clientes, quienes confían en que ahora la entidad también llegue a acuerdos con ellos y deje de recurrir las sentencias. La mayoría de entidades financieras fueron demandadas en la acción colectiva instada por ADICAE. En noviembre de 2018 se dictó sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid, en ella se desestimaron los recursos interpuestos por las entidades financieras.

Esta sentencia estima las acciones de cesación y de restitución de cantidades ejercitadas por ADICAE y, en consecuencia, condena a las entidades demandadas, que tienen que eliminar las cláusulas suelo de los contratos suscritos con consumidores y devolver las cantidades abonadas en virtud de esas estipulaciones.

Bankia explica en su último informe anual que la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid “carece de efectos automáticos” en cuanto a la pretensión de restitución de las cantidades abonadas que, en su caso, se habrá de resolver en ejecución de sentencia, en atención a las circunstancias concretas de cada pretensión.

Y es precisamente este motivo el que está generando mayor problemática, explica Vallejo. “Un hipotecado puede pedir la nulidad de la cláusula en cualquier momento porque es imprescriptible. Pero en cuanto a la acción de restitución, que es la devolución al cliente de lo que ha pagado de más, los plazos no están tan claros”.

En Cataluña son diez años, pero para el resto de España son cinco. Sin embargo, no está claro cuándo empiezan a contar esos años. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea dice que esa prescripción se inicia desde que se tienen conocimientos de que la cláusula es abusiva, “pero la banca dirá que desde el inicio del contrato por tanto estarían todas prescritas”, comenta.

El tapón de los juzgados con las cláusulas suelo

Los abogados denuncian la lentitud de respuesta por parte de los juzgados por culpa de la alta cantidad de litigios que se tienen que tramitar en relación a este asunto. “Las demandas interpuestas hace año y medio, se están tramitando ahora”, comentan desde el Colegio de Abogados de Barcelona.

A principio de 2020, había un tapón de 14.000 demandas pendientes de admitir a trámite solo en Barcelona, y entre la crisis del Covid-19, que paralizó los juzgados, y las nuevas demandas, “apenas se ha avanzado”.  Traducido en tiempo, solo admitirlo a trámite conlleva entre 12 y 18 meses, pero entre demanda y sentencia el proceso se puede alargar hasta 3 años. “Es innecesario porque es sentencia masa”, señala.

En la misma línea, desde Aufin destacan la necesidad de desatascar los juzgados pues las estadísticas del CGPJ dicen que el 97% de los procedimientos de cláusulas abusivas se fallan a favor del consumidor y que las entidades no lleguen a un acuerdo “es dilatar innecesariamente los procedimientos”.

Asimismo, comparten la opinión de que la mayoría de entidades obligan a litigar sin motivo y no llegan a acuerdos, “un sinsentido si el 97% falla a favor del consumidor”, reclama. Por eso se muestra de acuerdo con que las entidades tengan esta penalización.

El director de Navas & Cusí explica que por esta razón desde el principio se opusieron a los llamados juzgados cláusula suelo. “Coincidimos con el Consejo General de la Abogacía que podía afectar negativamente a la tutela judicial efectiva y al principio del juez predeterminado por la ley”.

Asufin le sigue. “Se ha demostrado que son un embudo del sistema, no han sido capaces de asimilar el número tan alto de demandas de cláusulas abusivas, solo han dado salida a unos 600.000 procedimientos y alrededor del 41% sigue pendiente”.

Asufin aboga porque no prescriba

En cuanto a la controversia por la acción de restitución, aclaran que hay muchas interpretaciones sobre cuando un hipotecado sabe que la cláusula que le aplicaron era abusiva, y en su opinión, el plazo debería contar una vez que el juez declara en un procedimiento individual que esa cláusula es nula.

“Nosotros abogamos porque una vez la declaren nula no debería prescribir la acción de restitución de cantidades”.

La banca sigue provisionando millones de euros

La acción sigue vive y por ello, la banca española sigue provisionando cada ejercicio ante la continua devolución a sus clientes de las cantidades pagadas de más como consecuencia de la aplicación de las cláusulas suelo. El Banco Sabadell, registra en sus cuentas una provisión de 84,6 millones de euros frente a los 76,7 millones de euros de un año antes. 

El banco considera que tiene argumentos jurídicos que deberían ser valorados en el recurso que la entidad ha presentado ante el Tribunal Supremo, frente a sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Madrid.

Caixabank registra en las cuentas anuales que el riesgo asociado a esta materia se gestionó con una cobertura específica de 625 millones de euros. El Banco Santander justifica que como consecuencia de la adquisición de Banco Popular, está expuesto a “un número importante” de operaciones con cláusulas suelo.

A cierre de 2020, tras atender la mayor parte de las solicitudes de clientes, la potencial pérdida residual asociada a procedimientos judiciales en curso la estimaban en 51 millones de euros, importe cubierto íntegramente con provisiones.