Caixabank y el Santander reducen en 2.600 millones su exposición a las IRPH tras la sentencia

Los bancos siguen teniendo en cartera más de 10.000 millones de euros en hipotecas referenciadas a este índice a pesar de la reducción

Caixabank y Banco Santander han reducido su exposición a las hipotecas ligadas al IRPH en 2.600 millones de euros tras la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) del 3 de marzo de 2020. Esto es más de un 20% de lo que tenían en cartera hace justo un año.  

En concreto, Caixabank las ha aminorado en 1.000 millones de euros. A principio de 2019 eran más de 6.700 millones de euros de préstamos hipotecarios indexados a este índice y a cierre de 2020 la cifra se había reducido a 5.328 millones según sus cuentas.  

Los últimos dos años ha vivido etapas opuestas, así en 2019 la incertidumbre sobre que decidiría Europa en su sentencia y cómo afectaría si determinaba que el IRPH era abusivo, llevó al presidente de la entidad, Jordi Gual, a asegurar que los resultados de ese ejercicio “no han sido satisfactorios, porque nos ha paralizado la incertidumbre del IRPH”.   

Ya en 2020, después de conocerse la sentencia de marzo del TJUE y de que en septiembre el Tribunal Supremo se pusiera de su lado, la entidad se relajó. Tanto, que asegura en su informe financiero que “no mantiene provisiones por este concepto”. 

Pero este capítulo no está cerrado, pues varios magistrados han vuelto a elevar al TJUE una cuestión prejudicial, pidiendo que aclare si el IRPH es abusivo o no. Respecto a este asunto, Caixabank destaca que “será objeto de particular seguimiento”.    

Santander se desprende de 1.200 millones 

El Banco Santander es tras Caixabank la entidad más expuesta a estas hipotecas. Según sus cuentas el importe pendiente de pago de los préstamos hipotecarios a personas físicas, referenciados a IRPH y recogidos en el balance del grupo, asciende aproximadamente a 3.052 millones de euros.  

Esto son 1.200 millones menos que un año antes, pues a cierre de 2019, el banco que preside Ana Botín disponía de 4.300 millones de euros. También esta entidad se muestra tranquila y considera que no habrá más complicación. 

En su informe financiero destaca que el Tribunal Supremo (TS) dictó cuatro sentencias en noviembre y apuntan que la falta de transparencia en el IRPH “no supone que la cláusula sea abusiva en perjuicio del cliente, por lo que la cláusula es válida y plenamente aplicable”.  

En la misma línea, BBVA considera que la sentencia del TJUE y las del TS “no deberían tener efectos significativos en el negocio, la situación financiera o los resultados del Grupo”. De modo que si la cláusula no es abusiva, el posible incumplimiento de cualquier obligación de transparencia no puede tener consecuencias legales. 

Bajo este pretexto, el banco que preside Carlos Torres no aporta datos a cierre de 2020 de cuál es su exposición en cartera a estas hipotecas, pero a cierre de 2019, el importe de los préstamos hipotecarios a personas físicas referenciados a IRPH y al corriente de pago era aproximadamente de 2.800 millones de euros. Y esto eran 300 millones menos que un año antes.  

Kutxabank es otra de las entidades más expuestas con 550 millones de euros

El banco que preside José Ignacio Goirigolzarri también tiene en cartera estas hipotecas, en concreto Bankia contaba a cierre de 2020 con aproximadamente 1.100 millones de euros de préstamos hipotecarios vigentes con particulares al corriente de pago, que incluyen una cláusula contractual referenciada a IRPH. 

En su caso, la reducción interanual ha sido de 200 millones pues a cierre de 2019 disponía de 1.300 millones de euros. En Banc Sabadell la reducción ha sido mínima, tenía a cierre del pasado año un saldo vivo de los préstamos hipotecarios a consumidores indexados al IRPH de 654 millones de euros. Un año antes era de 751 millones de euros. 

Kutxabank es otra de las entidades más expuestas y en su caso no ha habido reducción, pues según sus cuentas tanto en 2019 como en 2020, el saldo vivo de los préstamos hipotecarios indexados a IRPH con consumidores, que se encuentran al corriente de pago, es de aproximadamente 550 millones de euros.  

La banca se pone a negociar  

Según explica Cristina Gonzalez Piñeiro, directora jurídica de Reclama Por Mí a Economía Digital, tras la notificación de las conclusiones del Abogado General sobre el IRPH y la decisión del TJUE, los bancos no dudaron en intentar conseguir acuerdos con clientes a cambio de unas condiciones “ventajosas”.  

Eso sí, en todos los casos exigían al cliente que renunciara a reclamar en el futuro. Sin embargo, desde que Tribunal Supremo consideró a final de año que aunque apreciaba falta de transparencia, no existía abusividad en las hipotecas que usaban este índice de referencia, dejaron de ofrecer acuerdos a los clientes. 

Una opinión que comparten desde Asufin. El grosso de las negociaciones se dio entre el segundo y tercer trimestre del año, después se negaron. Desde estas plataformas consideran que ahora “los bancos son los grandes beneficiarios ya que los afectados no se atreven a reclamar por la falta seguridad”.  

Por eso recomiendan esperar a que el TJUE vuelva a dictar sentencia y esperan que pronto se clarifique la situación y que los más de un millón de afectados por hipotecas referenciadas al IRPH salgan beneficiados.