Caixabank pierde 400.000 clientes tras la fusión con Bankia

A esta cifra habría que sumar otros 200.000 más que el banco había redondeando al alza hasta que en noviembre se produjo la migración tecnológica y pudieron saber el número completo de clientes que alcanzaban

El presidente y el consejero delegado de Caixabank.

La integración tecnológica de Bankia y Caixabank ha supuesto un antes y un después en la fusión de estas dos entidades. No solo por el reto tecnológico de traspasar los datos personales de millones de clientes en apenas un fin de semana con el objetivo de que todos estuvieran en la misma plataforma. Ni siquiera porque a partir de ese momento, el banco catalán pasaba a ofrecer un único catálogo de productos y servicios a todos los clientes, lo que implicaba que todos los datos debían haber migrado correctamente. 

Sino porque en ese momento afloraron realmente cuántos clientes reunía la nueva Caixabank y estos eran 400.000 menos de los anunciados en marzo, cuando los dos bancos firmaron su fusión de manera oficial en Valencia. En ese momento indicaron que contaban con 21,1 millones de clientes, pero a cierre del ejercicio 2021, el banco que preside José Ignacio Goirigolzarri revela que esta cifra ha bajado hasta los 20,7 millones.

La caída ha sido progresiva y según se desprende de su informe financiero, solo en el último trimestre (entre octubre y diciembre) se han perdido 200.000 clientes. Pero si se desglosan los datos, esta caída pude ser aun mayor, de hasta 600.000, pues en marzo anunciaron que contaban con 19,2 millones en España y ahora con 18,8 millones. Mientras que en Portugal, donde operan a través de BPI, pasan de 1,9 millones a 1,8 millones.

Fuentes cercanas al banco justifican esta caída como un movimiento natural que sucede todos los años por la rotación de clientes, si bien, muchos cambian de banco porque le conceden la hipoteca en otra entidad o porque les interesan otras condiciones. Pero a su vez, ponen de relieve que en Caixabank, los datos que se han ido notificando a lo largo del año eran la mejor estimación que tenían, redondeando al alza o a baja, y no fue hasta la migración tecnológica del pasado mes de noviembre cuando se pudo saber el número completo de clientes que alcanzaban.

Sin embargo, no hay que olvidar que, también desde noviembre todos los clientes de Bankia empezaron a serlo de manera oficial de Caixabank y se les empezó a aplicar las condiciones y comisiones que cobra el banco catalán por mantenimiento de cuenta. Y estas son más elevadas que las de la extinta Bankia, por lo que también puede haber clientes que hayan decidido marcharse del banco por este motivo.  

Tras la migración, todos los clientes del programa “Por ser tú” de Bankia pasaron a serlo del programa “Día a día” de Caixabank. En la primera entidad, los clientes que no cumplían los requisitos de vinculación (domiciliar la nómina, realizar dos pagos con tarjeta de crédito al mes, tener una póliza de seguro de riesgo o una posición de 30.000 euros en fondos de inversión, planes de pensiones o seguros de ahorro) tenían que abonar al banco 168 euros al año en comisiones. 

En Caixabank, si no se está vinculado (lo que implica unos ingresos mínimos al mes de más de 600 euros si es una nómina, más de 300 euros si es una pensión, o tener un saldo superior a 20.000 euros en fondos de inversión o planes de pensiones. Además de tener tres o más recibos domiciliados, o hacer tres o más compras con tarjeta al trimestre) las comisiones son de 240 euros al año.  

Y además, desde este mes de enero, los clientes sin vinculación (procedentes de Bankia) que quieran mantener su tarjeta de débito tendrán que pagar 36 euros frente a los 28 que pagaban hasta ahora. Precisamente por esto, las cuentas del banco reflejan un fuerte aumento de los ingresos por comisiones en la recta final del año, hasta los 3.987 millones de euros, lo que supone un 14,1% más que en el segundo trimestre.  

Aunque en esta partida se incluyen las comisiones de banca mayorista, por comercialización de seguros o las asociadas a la gestión de productos de ahorro a largo plazo, y todas han subido, las comisiones recurrentes, donde se incluyen las de manteamiento de cuenta, se han elevado un 7% en el último trimestre. 

Por este motivo, Caixabank ha experimentado una notable subida de clientes vinculados en los últimos meses de 2021 y actualmente, el 68% de sus clientes lo están, lo que les dejaría a más del 18% de distancia del siguiente competidor del mercado español.  

Los ejecutivos de Caixabank descartan una fuga de clientes 

Preguntado por si habían notado una salida de clientes con motivo de la fusión, el consejero delegado del grupo, Gonzalo Gortázar, aseguraba el pasado mes de julio -durante la presentación de resultados del segundo trimestre- que “no habían notado una fuga de clientes”, aunque ahí ya habían notificado 200.000 clientes menos que en marzo.  

Al respecto añadía que cuando se produce este tipo de operaciones es algo que puede pasar, y por ello, trabajarían con el propósito de que no ocurra. Fuentes financieras explican, además, que al unirse los dos bancos, los clientes que tenían cuenta en ambas entidades empezaron a contar como uno. 

El pasado mes de noviembre, durante un encuentro financiero organizado por Expansión y KPMG, se volvía a preguntar al CEO por el asunto. Pero de nuevo, confirmaba que no habían notado “ningún movimiento anómalo” de salida de clientes tras la fusión con Bankia. Pese a ello, justificaba que todos los clientes bancarios tienden actualmente a concentrarse en solo una entidad, y este es un proceso “continuo”, que “ni es de este año ni afecta solo a CaixaBank”. 

A su parecer, todas las entidades financieras están reduciendo el número de clientes, pero los que quedan “tienen más negocio con el banco”, es decir, están más vinculados con su banco y contratan todos los productos con este. 

El pasado viernes, durante la presentación de resultados del cuarto trimestre, se preguntó al presidente de la entidad por lo mismo y Goirigolzarri se alineaba en la respuesta que ya habían dado meses antes, indicando que “actualmente no estamos constatando salidas de clientes”. 

El banco reduce ligeramente cuota de mercado 

En los últimos meses, Caixabank ha reducido ligeramente cuota de mercado en cuatro de sus siete productos principales. En concreto, en los créditos a hogares y empresas, créditos al consumo, fondos de inversión y facturación tarjetas. En torno a un 1% en cada de ellos. 

Asimismo, los activos totales del grupo también han descendido en el último trimestre hasta los 680.036 millones, lo que supone 5.700 millones de euros menos de lo que tenían en balance a cierre de septiembre. Pese a ello, son de lejos el mayor grupo financiero del país por volumen de activos.