Aena cierra la T-2 de Barcelona-El Prat por la baja actividad

Todas las aerolíneas operarán desde la T-1 a partir de mañana, martes, con el fin de optimizar la operativa

Un viajero a su llegada al aeropuerto de El Prat de Barcelona el 23 de noviembre de 2020, el primer día en que los turistas estaban obligados a presentar una prueba PCR negativa de coronavirus para entrar a España | EFE/AG

La terminal 2 (T-2) del aeropuerto El Prat de Barcelona volverá cerrar a partir de mañana, martes. Tras la decisión de Aena, todas las aerolíneas operarán desde la terminal 1 con el fin de optimizar la operativa y adecuarla tras la disminución de la actividad a causa de la pandemia del coronavirus.

El Prat ha trasladado progresivamente y desde el 19 de noviembre a la T-1 a todas las aerolíneas que operaban en la T-2, con el visto bueno de las compañías. Este acuerdo afecta en especial a Ryanair, easyJet y Wizzair, las compañías que más vuelos tienen actualmente.

La previsión del gestor aeroportuario Aena es cerrar por completo la terminal mañana, martes, pero mantener todavía hoy la terminal por los vuelos que están previstos.

Ryanair será una de las compañías más afectadas del cierre de la T-2

El cierre de la T-2 por causas de baja actividad es el segundo en lo que va de 2020. Ya estuvo cerrada entre el 27 de marzo y el 24 de julio, debido a las fuertes restricciones aéreas provocadas por la pandemia y la consiguiente caída del turismo.

Así funcionará El Prat

Según ha adelantado EFE, toda la operativa de aerolíneas del aeropuerto se concentrará en los cinco módulos de la T-1. Los módulos A, B y C se destinarán para vuelos del espacio Schengen, mientras que los módulos D y E se destinarán para el resto de destinos.

La respuesta del aeropuerto de El Prat llega tras la caída del número de pasajeros. La infraestructura ha pasado de operar entre 700 y 800 vuelos diarios antes de la pandemia a entre 150 y 200. Estas cifras varían en función de si se trata de un día laborable o, por contro, de un fin de semana.

El cierre de la T-2 cambiará la estructura organizativa de Renfe y Rodalies

El cierre de la T-2 también afectará colateralmente a otros servicios de transporte. Renfe se verá obligado a dejar de prestar el servicio de bus de conexión que enlazaba ambas terminales.

Los usuarios que accedan a la T-1 en Rodalies, por su parte, deberán utilizar el metro o la línea 46 de Bus de TMB desde la Terminal-2.