Daurella sufre en casa: la caída de Coca-Cola en España dobla la del resto de Europa

El desplome del consumo del popular refresco en el país alcanza el 22%, un indicador de la fuerte dependencia de la hostelería que tiene la marca

Botellas de Coca-Cola. Foto: Coca-Cola

Pocos indicadores reflejan de forma tan icónica el consumo de un país como las ventas de Coca-Cola. Con una imagen reconocida en todo el planeta, esta particular métrica refleja como la crisis del coronavirus golpeó con más virulencia a España que al resto de Europa. Por su tradicional dependencia del turismo y la hostelería, el popular refresco dobló su descenso en la Península Ibérica respecto a sus vecinos: el descalabro fue del 22% frente a la media del 11,5%.

Coca-Cola European Partners (CCEP), la embotelladora europea de la bebida, hizo públicos este jueves los resultados del año 2020. En una campaña marcada por la pandemia, el beneficio de la cotizada cayó el 54,5% hasta los 498 millones de euros. Sin embargo, la sangría se extendió de forma desigual por el Viejo Continente.

La firma que preside la catalana Sol Daurella no desgrana las ganancias por región, pero sí lo hace con las ventas. La facturación descendió el 11,5% y quedó en 10.606 millones. La rebaja general es prácticamente la mitad de lo que perdió el negocio en Iberia –la zona que agrupa España, Portugal y Andorra–. Los ingresos en la península se desplomaron el 22% en el conjunto del año para quedar en 2.173 millones.

El peso de la región es ahora del 20,5% debido a que el recorte de los ingresos fue mayor al del resto de Europa. La rebaja francesa fue del 10%, la del Norte de Europa alcanzó el 9,5%, la británica llegó al 8,5% y la alemana al 6,5%.

La actividad en España se vio especialmente perjudicada por la dureza de las restricciones para luchar contra el coronavirus frente a las de sus vecinos. Bares y restaurantes estuvieron dos meses cerrados durante el primer estado de alarma y en el segundo semestre de 2020 se sucedieron las limitaciones horarias a la hora de abrir la hostelería que minaron el consumo.

Las ventas de Coca-Cola en envases de cristal se desplomaron el 48%

“Los volúmenes cayeron por la debilidad del turismo y la exposición al canal de bares y restaurantes, particularmente en España”, admite la organización liderada por Daurella. Ni se salvaron las ventas en supermercados, que también “sufrieron”, añade.

De este modo, Coca-Cola nota las consecuencias tanto del descenso de consumo, especialmente en bares y restaurantes, como la pérdida de turistas, motor de este tipo de establecimientos durante el verano. Un claro ejemplo es que los refrescos embotellados en cristal –los más vendidos en el canal Horeca— perdieron el 48% de sus ventas.

Coca-Cola: despidos en España

El anuncio de CCEP se produce solo una semana después de que comunicase a los trabajadores la presentación de un expediente de regulación de empleo (ERE) para 360 personas, el 10% de su plantilla en España. Los afectados se dividen entre el departamento comercial, de informática y la atención al cliente.

La compañía trabaja en los despidos después de anunciar a finales de 2020 el cierre de la fábrica que tiene en Málaga. Según defiende la empresa, ambos ajustes no tienen vinculación, ni entre ellos ni con el descenso del consumo del refresco en bares y restaurantes.

La organización asegura que el plan de recortes estaba previsto “desde hacía tiempo” y está vinculado con la reestructuración corporativa de la empresa. La firma dará más detalles a los sindicatos la semana que viene, cuando está previsto que se constituya la negociación del ERE con los representantes de la plantilla.