El Gobierno contrata a KPMG para que encuentre proyectos para Nissan Barcelona antes del 31 de marzo

La mesa de reindustrialización trabaja en tres alternativas: una planta de baterías, un centro de ensamblaje de vehículos eléctricos y un hub de diversas empresas de movilidad

Aspecto de las instalaciones Nissan del centro de la Zona Franca de Barcelona

El Ministerio de Industria ya pone fecha a la reindustrialización de la planta de Nissan en Barcelona. Con el cierre definitivo previsto para el próximo diciembre, la mesa que lidera el Gobierno aprobó la contratación de la consultora KPMG para que le ayude en la búsqueda de proyectos para la instalación catalana. El día límite para recibir ofertas: el 31 de marzo.

Según informaron en un comunicado conjunto el Ministerio, el Departament d’Empresa de la Generalitat, Nissan y el Comité de Empresa de la automovilística, la búsqueda de un inversor para la fábrica de la Zona Franca entró esta semana en una nueva fase. Tras las diferentes muestras de interés recibidas a lo largo de los últimos meses, las partes se dieron de plazo hasta finales de marzo para que los acercamientos se conviertan en ofertas formales.

Para coordinar el procedimiento acordaron la contratación de la consultora KPMG, que oficialmente desempeñará las funciones de “asistencia técnica de los trabajos de la comisión”. Este lunes, sus representantes ya estuvieron presentes en la reunión y esperan verse las caras con los cuatro integrantes de la mesa a lo largo de esta semana.

Como ya se hizo público tras la anterior reunión, el organismo trabaja en tres tipos diferentes de proyectos para dotar de futuro a la instalación: una planta de baterías eléctricas, un centro de ensamblaje de vehículos eléctricos y un hub ocupado por diferentes empresas de electromovilidad.

Una vez lanzada la reindustrialización de manera oficial, las administraciones esperan aplacar las críticas de los trabajadores, que en el encuentro expresaron su disconformidad con el “lento” avance del procedimiento y exigieron acordar una fecha límite para la presentación de proyectos. Economía Digital ya explicó a principios de enero que sobre la mesa incluso tenían la convocatoria de nuevas protestas si no se aceleraba la marcha.

Las alternativas para Nissan Barcelona

A la espera de más concreción, de entre los nombres que saltaron a la esfera pública para ocupar las instalaciones de Nissan destacan LG Chem Schneider Electric, fabricantes de baterías, o el productor de motos eléctricas Silence.

El aterrizaje de una planta de baterías es la opción preferida de la administración. Los dispositivos producidos en Barcelona servirían para nutrir a la automoción española, inmersa en una reconstrucción ante la llegada del coche eléctrico.

Pero el desembarco de una empresa de baterías no es la única hipótesis de cara a la reindustrialización de la Zona Franca. El presidente de la patronal Foment del TreballJosep Sánchez Llibre, avanzó hace unos meses la posibilidad de que un fabricante de automóviles asiático se instalase en la zona.

El tercer escenario contempla la creación de un hub de electromovilidad. Como explicó Economía Digital, el fabricante catalán de motos eléctricas Silence tiene entre manos un proyecto para lanzar un nuevo vehículo en la antigua planta de Nissan. Al no tener capacidad para ocupar la totalidad del espacio, otras firmas del sector ocuparían el resto de dependencias.