Florentino Pérez suma ventas por 8.000 millones en ACS

ACS anuncia la quinta venta este 2020, la de las minas en Australia, pese a que tiene la deuda controlada y no aparecen adquisiciones a la vista

Florentino Pérez no da puntada sin hilo pero sus últimos golpes de aguja están despistando a casi todos. ACS anunció este lunes la venta del 50% de Thiess, la filial de minas de la australiana Cimic, al fondo Eliott por 1.150 millones de euros, una operación importante no solo por su volumen sino porque es la quinta desinversión en 2020.

Entre las ventas cerradas, las acordadas y una que todavía se negocia, ACS se acercará este año a los 8.000 millones en desinversiones, entre las que se cuenta una de sus joyas de la corona: la constructora industrial Cobra, cuyo traspaso se está negociando con el grupo francés Vinci por 5.200 millones.

Hace algo más de dos semanas, saltó la sorpresa con el anuncio de las conversaciones para vender Cobra, una empresa de 4.000 millones de facturación que siempre se había contado entre los ojitos derechos de Florentino Pérez. Vinci, gran rival de Abertis en la gestión de autopistas en Francia, es el mejor situado para hacerse con esta constructora.

ACS ha vendido en los últimos meses parte de sus negocios contructor, de concesiones y de renovables

La venta anunciada este lunes es la segunda más jugosa, y además casi cerrada, pero también sorprende, pues Thiess es la segunda fuente de ingresos del grupo ACS en Australia, con más de una cuarta parte de su facturación en el país. Con 14.000 empleados, la minera ingresa unos 2.800 millones de euros.

Hace poco más de un mes, a mediados de septiembre, acometió otra venta: la del 75% de la filial de energía fotovoltaica en España. El comprador fue el grupo portugués Galp, que pagó 330 millones. Es la operación más pequeña de todas pero implica otro sector en el que ACS desinvierte, el de las renovables.

La construcción industrial y el minero son otros dos sectores en los que ACS tiene el cartel de se vende, pero no los únicos. Este 2020 ha firmado o acordado dos ventas de concesiones de autopistas, por un valor agregado de unos 1.100 millones. En ningún caso, por cierto, a Abertis, de la que tiene el 30%, más otro 20% a través de Hochtief.

En abril, el presidente del Real Madrid vendió el 75% de sus peajes a la sombra en España, que gestionaba a través de Iridium, al fondo inglés Hermes Infraestructure, por 700 millones de euros. Antes de la pandemia de coronavirus, hizo lo propio con el 37,5% de una autopista en Florida (Estados Unidos) por casi 400 millones a TIAA, que tiene el 88% de la infraestructura.

Por qué vende Florentino Pérez y qué hará con el dinero

Las ventas suman 7.775 millones mientras que el cuaderno de compras está vacío. Circulan varias especulaciones sobre las intenciones de Florentino Pérez detrás de estas operaciones, que llaman la atención por la constancia y porque no se trata de un negocio en concreto, ni de un país, del que quiera huir.

Varias de estos rumores son desmentidos por otras fuentes o por la realidad. Uno de los más llamativos es la compra del 50% de Abertis (más una acción) que no controla, aprovechando la debilidad de su socio, Atlantia, que está a punto de perder sus autopistas en Italia​ y puede enfrentarse a indemnizaciones millonarias por el accidente de Ponte Morandi, en Génova, en agosto de 2018.

Las fuentes del sector consultadas apuntan que no parece tenir sentido. ACS entró en la operación empujado por el gobierno de Mariano Rajoy pero no tiene mayor interés en las concesiones de autopistas. De hecho, ha vendido algunas de las que tenía antes de la opa sobre Abertis.

Además, la compañía catalana no vive su mejor momento. A la caída del tráfico por la crisis del coronavirus se suma la pérdida de concesiones en España, lo que le ha provocado ya pérdidas de 500 millones de euros. Si a eso le sumamos que comprar el 100% de Abertis le obligaría a consolidarla, lo que añadiría al grupo ACS una deuda de unos 23.000 millones de euros que noquearía su rating, la operación parece una locura.

Respecto a Abertis, no es el mejor momento ni para invertir ni para desinvertir, por lo que no se prevén movimientos

Tampoco parece que para Atlantia sea un buen negocio vender. El grupo italiano tiene tres patas: Aspi, Abertis y Aeroporti di Roma. Sin Aspi, que está a punto de venderla por las presiones del gobierno de Giuseppe Conte, la empresa española pasará a suponer más del 80% de su negocio, por lo que venderlo equivaldría a casi desaparecer, además que hundiría su acción, pues Atlantia es cotizada.

Reducir deuda es otro de los motivos que suenan en los mercados para tal desinversión de ACS, pero tampoco parece ser la razón definitiva. Y es que el grupo constructor y de servicios tiene un endeudamiento muy controlado: unos 2.700 millones, aproximadamente su ebitda.

Las desinversiones sí que han funcionado para remontar en bolsa. La pandemia hundió la acción de ACS a menos de la mitad en marzo y desde entonces se ha ido recuperando, con altibajos, si bien no ha vuelto a los 30 euros. El anuncio de las negociaciones para la venta de Cobra, no obstante, las dispararon un 25%.

Lo que los inversores esperan es que la empresa se concentre en el negocio de la construcción y concesión de infraestructuras y que ello le ayude a maximizar beneficios y recuperar el investment grade de las agencias de calificación.

Florentino Pérez inicia su epílogo en ACS, aunque se prevé largo

Estos movimientos también se interpretan como el epílogo de la presidencia de Florentino Pérez en ACS, si bien no se conoce lo largo que será ese periodo. A sus 73 años, hace tiempo que se especula con su adiós de la primera línea pero no solo no da pistas sino que sigue y no cede ni un centímetro de poder.

Tanto es así que su número dos, Marcelino Fernández Verdes, se ha ido hartando de ser el eterno candidato a una sucesión que nunca llega y ahora es Florentino quien ya no ve con buenos ojos al que ha sido su mano derecha, consejero delegado de ACS y presidente de Abertis, Hochtief y Cimic.

Por ello, se ha descabalgado de esta carrera y el presidente del grupo y primer accionista deshoja la margarita entre sus hombres ce confianza en ACS. Pero sea quien sea el elegido, deberá tener paciencia, pues Florentino Pérez no tiene la intención de abandonar por ahora la primera línea.