La plantilla de Unicaja amenaza con paros y huelgas por el ERE

Todos los sindicatos rechazan que el colectivo de 50-56 años quede fuera de las salidas voluntarias pero esté afectado por el proceso de movilidad

Descontento generalizado en la plantilla de Unicaja, no por las 1.513 salidas anunciadas, ni por las indemnizaciones planteadas o las condiciones de movilidad geográfica, que también. Sino porque el banco ha decidido que a partir de la semana que viene se inicie el periodo formal de negociación, lo que supondrá que en 30 días deben llegar a un acuerdo y a estas alturas, están muy lejos.

El sindicato mayoritario, CCOO, lamenta que Unicaja Banco “no haya mostrado esa buena predisposición que anunció al inicio de las reuniones” dando por concluido este miércoles el periodo informal “forzando así a una negociación a contrarreloj de 30 días durante el periodo formal”.

Por ello, insta a la entidad a que ponga encima de la mesa otra oferta distinta a la actual, que permita resolver la negociación de manera satisfactoria y no con despidos. De lo contrario, “habrá conflictividad laboral” con movilizaciones, paros y huelgas, advierten.

Toda la representación laboral rechaza que el colectivo de entre 50 y 56 años (casi el 35% de la plantilla) esté excluido de las salidas voluntarias y sí, en cambio, esté afectado por el proceso de movilidad. Los sindicatos calculan que si las condiciones son aceptables, en este colectivo puede haber un buen número de personas interesadas que podrían acogerse al ERE.

Al respecto, comentan que la estrategia empresarial “es verdaderamente suicida” porque aboca a Unicaja a un envejecimiento generacional que choca con la tendencia a la digitalización actual y además, creen que es inexplicable ya que hay suficientes personas en edad de prejubilación “para evitar esta masacre generacional”.

En esta línea, CCOO plantea la posibilidad de pactar varias ventanas de salidas, un número mínimo a ejecutar en el corto plazo y un número más amplio para los próximos dos o tres años. En cuanto a las indemnizaciones, el sindicato las considera “inaceptables” porque no están en línea con lo que se ha ofrecido en otros ERE de la banca ni con lo que la propia Unicaja viene ofertando hasta el momento en sus acuerdos voluntarios de prejubilación.

En cuanto a la movilidad anunciada por la empresa, también se muestran “totalmente en contra” y defienden que cualquier proceso de movilidad que se pacte sea voluntario, bien remunerado y con posibilidad de vuelta. Además, recuerdan que hay soluciones alternativas como la recolocación en las oficinas del entorno, el teletrabajo o las excedencias voluntarias incentivadas con garantía de retorno. 

Respecto a la armonización de condiciones laborales, CCOO insiste en la necesidad de conocer el coste real del modelo Unicaja. Los sindicatos UGT, CSIF, CIC, Suma+t, STC y Sibank recuerdan que el compromiso adquirido por el presidente, Manuel Azuaga, cuando anunció la fusión con Liberbank, era que las salidas sean voluntarias.

Sin embargo, con las medidas anunciadas hasta ahora por la empresa (a las que consideran inadmisibles) están abocados a despidos, inseguridad jurídica y una “clara” discriminación por razón de edad. Al respecto recuerdan que no admitirán medidas forzosas.

El banco convocará próximamente los sindicatos a una nueva reunión -se espera para la semana que viene- aunque no ha fijado fecha.