Las puertas giratorias de El Corte Inglés: de Fasga a la dirección de recursos humanos

La actual cúpula de personal de los grandes almacenes está repleta de antiguos responsables de su principal sindicato, una tendencia histórica en la compañía

Entrada al centro de El Corte Inglés en la plaza Francesc Macià de Barcelona / EFE

Durante la negociación del expediente de regulación de empleo (ERE) de El Corte Inglés, viejos compañeros de batallas ocupaban ambos lados de la mesa. No de anteriores discusiones, sino de haber compartido el mismo lado de la negociación durante años.

Históricamente se señaló el vínculo entre los grandes almacenes y Fasga, su sindicato mayoritario. Hoy, buena parte de la cúpula de Recursos Humanos procede de la organización sindical creada entre otros por Carlos Quintana Abajo, director de la división durante años.

Fuentes internas del grupo denuncian la connivencia entre empresa y su sindicato principal; una complicidad que, aseguran, se acentuó durante la pandemia, cuando la compañía comenzó a trasladar a personal de una división a otra. “A muchos se les degradó de categoría y no se alzó la voz bajo la falsa promesa de que se mantendrían los 88.000 empleos”, denuncian.

El ERE finalmente se cerró con las mismas condiciones que el ajuste de los supermercados de Dia en 2019. “No se puede decir que la comparativa sea un éxito”, añaden. Lideraba la representación de la plantilla Miguel Venegas, actual secretario general de Fasga. En el otro lado, Manuel Pinardo, director de Recursos Humanos de El Corte Inglés y antiguo secretario general del mismo sindicato.

Pero Pinardo no es el único líder sindical que en los últimos años dio el paso a la cúpula de los grandes almacenes. Su número dos, Pablo Tauroni López de Rodas, hizo un camino similar años antes. Hace una década pasó de ser el secretario jurídico de Fasga a convertirse en el actual director de Relaciones Laborales y Prevención del gigante de la distribución.

Entre los principales cargos de responsabilidad de Recursos Humanos, la presencia de directivos con el carné de Fasga es abundante; justamente en un departamento especialmente sensible en su relación con los sindicatos. Aunque no estuvieron en la negociación del ERE, otros históricos de la organización escoltan a Pinardo y Tauroni en el día a día.

“Si miras entre cargos intermedios y jefes de planta verás una sobrerrepresentación de Fasga”, denuncian los trabajadores

Otro ejemplo es Julio Sánchez González, a comienzos de siglo secretario de Acción Sindical de Fasga. El dirigente dio el salto al departamento de Recursos Humanos de Informática El Corte Inglés (IECISA), del que llegó a ser su máximo responsable. Con la venta de la división a la francesa GFI, se recolocó como alto ejecutivo en las oficinas centrales del grupo.

Dos nombres ilustres más del sindicato como son Antonio Martínez y Antonio Rueda. Históricos de la formación, hoy ocupan puestos directivos en las oficinas de la calle Hermosilla. También están en la división encargada de la gestión del personal.

Fasga, ‘fuente’ de jefes de planta y cargos intermedios de El Corte Inglés

Sin embargo, el departamento de Recursos Humanos es solo uno de los destinos existentes dentro del entramado de El Corte Inglés. “Si miras entre los cargos intermedios, los gerentes y los jefes de planta y de departamento verás una sobrerrepresentación de empleados con el carné de Fasga”, señalan fuentes de otra organización de carácter minoritario.

Es el caso de José Miguel Bachiller, antiguo secretario general de la organización sindical y predecesor de Miguel Venegas. Ya jubilado, abandonó la compañía con la categoría de jefe de grupo, un cargo que incluye a dirigentes de plantas, gerentes y otros cargos intermedios.

“La promoción interna se produce por méritos propios”, contesta El Corte Inglés

“El sindicato al que estás afiliado es uno de los criterios que se tienen en cuenta para la política de ascensos de la compañía”, explican fuentes de otro sindicato. Un dirigente consultado añade: “Primero saltan a un cargo intermedio para saltar después a un puesto de primera línea”. La dirección sindical y ser un alto mando de El Corte Inglés no se produce de manera simultánea.

Contactada por Economía Digital, un portavoz de El Corte Inglés replica a las acusaciones: “La promoción interna se produce por méritos propios y no por afiliación sindical. La representación sindical se elige libremente cuando hay elecciones”. Miguel Venegas, actual secretario general de Fasga, declinó atender a este medio.

Fasga es acusado de sindicato amarillo

Prácticamente desde su creación, Fasga fue acusado de ser un sindicato amarillo. Es decir, que mira antes por los intereses de los empleadores que de los empleados. Entre sus fundadores se encuentra Carlos Quintana Abajo, histórico director de Recursos Humanos de El Corte Inglés.

A pesar de las sospechas, el sindicato reeditó en 2018 su victoria en las elecciones, donde obtuvo el 53% de la representación total. Comisiones Obreras, UGT y FETICO presentaron denuncias sobre irregularidades en el procedimiento, aunque finalmente quedaron en nada.

El ERE de El Corte Inglés se aprobó finalmente para 3.292 trabajadores

Desde entonces, la organización tuvo que hacer frente a la movilidad interna impuesta por la compañía que preside Marta Álvarez, que inició un trasvase de personal desde las oficinas centrales a los centros comerciales, como explicó Economía Digital en repetidas ocasiones. Con el estallido de la pandemia, los traslados se produjeron rumbo a la División de Venta a Distancia (DVD). En su nuevo destino, muchos trabajadores vieron como perdían parte de sus condiciones laborales previas.

No obstante, la gran negociación liderada por el sindicato fue la del expediente de regulación de empleo (ERE) aprobado este mes de marzo para 3.292 personas. Tras dos semanas de conversaciones, el ajuste vio finalmente la luz con las mismas indemnizaciones que percibieron los trabajadores de los supermercados Dia en 2019.