Nueva estafa: detectan SMS fraudulentos que suplantan la identidad de Abanca

Te explicamos cuál es la nueva estafa que está afectando a los clientes de Abanca

Atención! El Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe) ha alertado este lunes de que ha detectado una campaña de correos electrónicos fraudulentos que suplanta la identidad de la entidad financiera Abanca. Esta es una práctica recurrente entre los ciberdelincuentes para robar los datos bancarios de sus víctimas.

Según ha precisado el centro tecnológico en un comunicado, las víctimas de la citada campaña están recibiendo SMS en el que se indica que se ha realizado un cargo en su cuenta, un acceso no autorizado o una actividad sospechosa, adjuntando un enlace fraudulento que redirige a una página web maliciosa que suplanta la oficial.

¿Qué hacer si recibes el mensaje?

El Incibe aconseja a quienes hayan recibido dicho mensaje de texto y no han accedido al enlace o si lo han hecho, pero sin rellenar los datos, que lo marquen como corre basura y lo borren de la bandeja de entrada. En el caso de haber rellenado el formulario de la página falsa con sus credenciales, recomiendan ponerse inmediatamente en contacto con la entidad bancaria y explicar lo sucedido.

Usuarios de Amazon sufren un intento de ciberataque para el robo de tarjetas bancarias. En la imagen, una joven accede a su teléfono móvil, un dispositivo vulnerable a un ciberataque a través de la aplicación de Instagram. EFE/Archivo

Asimismo, aconsejan cambiar las credenciales de acceso a la cuenta de forma inmediata, utilizando una contraseña robusta, y recopilar pruebas del suceso, haciendo capturas de pantalla de los mensajes y proceso en la URL fraudulenta.

Poner una denuncia

Finalmente, con las evidencias que se hayan podido obtener, recomiendan presentar una denuncia, adjuntando dichas pruebas, a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de la que deberá dar copia a la entidad financiera. También sugiere revisar en las próximas semanas y meses los movimientos de la cuenta para comprobar que no se hagan pagos no autorizados.

Este tipo de estafas, conocidas como pishing, están a la orden del día y los ciberdelincuentes cada vez consiguen formatos más verosímiles para que todos podamos caer en sus estafas. Una de sus técnicas más habituales es la de acceder a enlaces para que los usuarios hagan clic, y una vez accede, se demanda información personal y bancaria a la víctima.