Pfizer se consolida como el líder del negocio de las vacunas por delante de Moderna

La farmacéutica que colabora con BioNtech ha superado con creces las expectativas de los analistas en el tercer trimestre del año por el impulso de su vacuna contra la Covid-19

Una enfermera sostiene un frasco con la vacuna de Pfizer / EFE

Una enfermera sostiene un frasco con la vacuna de Pfizer / EFE

Pfizer y Moderna siguen reportando beneficios históricos por la venta de las vacunas de ARN mensajero desarrolladas contra el COVID-19. Pero no al mismo ritmo ni con las mismas perspectivas de futuro.

Ambas han tenido que corregir sus previsiones para el cuarto trimestre del año y el conjunto del ejercicio —sobre todo para las ventas de las potenciales candidatas a tener una tercera dosis de refuerzo—. Una de ellas ha batido las expectativas de los analistas y ha subido el listón para lo que queda de 2021, pero la otra se ha quedado a las puertas y ha tenido que revisar a la baja sus expectativas.

La farmacéutica que trabaja junto a BioNTech en el desarrollo y comercialización de Comirnaty, nombre comercial que ha recibido el régimen de dos dosis contra el coronavirus, estima que las ventas de la vacuna representarán más del 85% de todo lo que facturó en 2020.

En cifras, unos 31.000 millones de euros, frente a los cerca de 36.000 millones de euros facturados en el anterior año fiscal. Un escenario que la ha llevado a elevar sus previsiones de ingresos para 2021 de 69.000 a 70.800 millones de euros como máximo.

Pero Moderna, a pesar de comunicar al mercado unos ingresos un 3.000% superiores a los del mismo periodo de 2020, ha incumplido previsiones y se ha visto en la tesitura de tener que recortar sus expectativas para lo que queda de año.

La biotecnológica ha recortado sus previsiones de ventas de la vacuna de 17.000 a entre 12.900 y 15.500 millones de euros. Esto, aunque tiene una explicación y no parece un problema a largo plazo, ha impactado en su cotización y sus acciones cayeron un 19% en bolsa en la jornada.

¿Qué explica que Pfizer parezca tener más potencial que Moderna en 2022?

Los problemas logísticos, de suministro para los países con menores ingresos, los nuevos fármacos para tratar el COVID-19 y la dependencia de la venta de las vacunas parecen condicionar el futuro de ambas farmacéuticas.

En los tres meses finalizados el pasado 30 de septiembre, Moderna cambió su estrategia de distribución de la vacuna por problemas de producción y para priorizar las entregas a países de bajos ingresos a través del programa COVAX y la Unión Africana.

En vez de entre las 800 y 1.000 millones de dosis esperadas, este año llegarán entre 700 millones y 800 millones de dosis de la candidata.

Además, en su memoria reconoce que se pueden esperar “plazos de entrega más largos para envíos y exportaciones internacionales que pueden cambiar las entregas a principios de 2022”. Así, el retraso de las dosis que se entregarían en 2021 podría lastrar los ingresos de la biotecnológica hasta los primeros meses de 2022.

Imagen de un vial de la vacuna contra el coronavirus de Moderna. EFE

Por su parte, Pfizer asegura que mantiene su objetivo de suministrar al menos 2.000 millones de dosis para países de renta baja y media para finales de 2022 —1.000 millones en 2021 y el resto, el próximo año—. Asimismo, facilitará, sin ánimo de lucro, otras 1.000 millones de dosis al Gobierno de Estados Unidos para donaciones para las naciones más pobres del mundo.

Esto, sin embargo, no parece que tenga ningún impacto en la previsión de 2.300 millones de dosis que prevé entregar Pfizer en el presente año fiscal —por las que ingresaría 31.000 millones de euros, tal como se ha mencionado con anterioridad—.

Pfizer y Moderna han recibido ya luz verde para administrar la tercera dosis

La Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) ha autorizado las dosis de refuerzo de las vacunas de ARN mensajero, de Pfizer y Moderna, para la población general. De ahora en adelante, los gobiernos decidirán cuándo y en qué orden la población irá recibiendo el refuerzo de las candidatas. Pero parece ser sólo cuestión de tiempo que se amplíe el régimen de dos dosis de cada una de las candidatas.

Según las proyecciones alcistas de Airfinity, de las que ya había informado Business Insider España con anterioridad, Pfizer y Moderna podrían doblar sus ingresos por las vacunas de COVID-19 en 2022 frente a lo que facturarán en 2021.

Las ventas de la vacuna que desarrolla Pfizer junto a BioNTech ascenderían a cerca de 47.000 millones de euros, en comparación con los 31.000 millones esperados para el presente año fiscal. Las de Moderna a más de 33.000 millones de euros, frente a los entre 12.900 y 15.500 millones de 2021.

La diferencia está el grado de dependencia de cada una de ellas a las vacunas.

De cada 10 euros que factura Pfizer, 6 euros corresponden a la distribución de Comirnaty. En el caso de Moderna, son casi 9,6 euros de cada 10. Esto se debe a que su vacuna, comercializada como Spikevax, es su primer y único producto en el mercado.

Es por ello que analistas como Hartaj Singh, responsable senior de biotecnología de Oppenheimer, advierten en Financial Times que el valor de sus acciones podría reducirse a la mitad si no saca productos al mercado hasta 2024.

Según aseguran a este medio los expertos de JPMorgan, de Mizuho y Oppenheimer, será cuestión de tan sólo dos o tres años que estos números se estabilicen e incluso caigan.

“La cotización de estas compañías de vacunas está subiendo más por el impulso y los titulares relacionados con las variantes, los refuerzos, la aprobación total y no por los fundamentales”, dice Cory Kasimov, analista de biotecnología de JPMorgan.

En lo que a Pfizer respecta, JPMorgan cree que es poco probable que las ventas de las vacunas se sostengan en los niveles actuales a largo plazo. En un año, las transacciones por dosis rondarían los 13.800 millones de euros —menos de la mitad de lo que se espera para 2021—. Lo mismo sucedería con Moderna.

A ello se suma la reciente autorización para el uso de emergencia del fármaco antiviral de MSD para tratar el COVID-19.

Pfizer también está en la carrera con “prometedores” resultados preliminares de un antiviral que podría ver la luz antes de que acabe el año. De obtener buenos resultados, la autorización de un fármaco de Pfizer desempataría la carrera entre los dos grandes referentes en ARN mensajero: Pfizer-BioNTech y Moderna.

Noticia original: Business Insider

Autor: Kamila Barca

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para conocer la última hora sobre la pandemia del coronavirus en España, Europa y el mundo.