Renfe comprará la mitad del operador checo Leo Express

La operadora ferroviaria española ultima los detalles que le permitirán entrar en el mercado checo

La principal operadora ferroviaria española, Renfe, ultima la compra del 50% del operador de trenes y autobuses checo Leo Express, según ha informado la empresa pública.

El consejo de administración de la Renfe ha destacado que se trata de una compra que le permitirá la entrada al centro y al este de Europa, ya que la operadora checa mantiene trenes y buses que transitan en más de 100 ciudades del continente en distintos países como la República Checa, Eslovaquia, Polonia, Ucrania, Hungría, Croacia o Austria.

Leo Express es una firma que se encuentra en auge, ya que el pasado 2019, transportó a 2,4 millones de pasajeros, un tercio más que el año anterior, lo que le permitió facturar unos ingresos de hasta 40 millones de euros.

Un paso más hacia la internacionalización

La compra de dicha participación supondrá subir un peldaño más en la internacionalización de la firma española, que ya dio pasos con el proyecto en Arabia saudí de AVE -La Meca y mediante la constitución en Estados Unidos de la filial Renfe of America con el objetivo de llevar a cabo el proyecto de Alta Velocidad en el Estado de Texas.

Aparte de la compra de Leo Express, Renfe participa en el proceso para hacerse con el control del proyecto Rail Báltica, una línea ferroviaria que transitará a través de las fronteras que separan Estonia, Letonia y Lituania.

Además, la compañía pública presidida por Isaías Táboas está entre las empresas precandidatas de tres lotes de una licitación para trenes regionales (TER) en la región de Hauts de France, situada en el norte Francia, proceso que se iniciará en el primer trimestre de este 2021 y cuyo valor estimado del contrato, en su conjunto, es de 1.233 millones de euros (sin IVA).

También aspira a obtener líneas de Cercanías en el país vecino mediante su alianza con la operadora autóctona SNCF y ha sido adjudicataria del contrato en sombra del Tren Maya en México, al que dará servicio para su desarrollo durante los próximos tres años.