Tous, ante la acusación de fraude: la letra pequeña lo explica todo

La joyera familiar advierte en sus etiquetas que, por la técnica electroforming, los artículos puede tener “un núcleo no metálico”

A pocas semanas de San Valentín, Tous recibe un golpe que amenaza a su imagen a los ojos de los compradores. La Audiencia Nacional acaba de abrir una investigación contra la joyera para comprobar si los artículos comercializados eran de menor calidad a la publicitada al estar relleno de plástico. Desde la empresa no rechazan la técnica en algunas de sus piezas, pero advierten que se hace para garantizar la “estabilidad” del producto y que se avisó siempre al cliente.

Economía Digital ha podido comprobar que la empresa presidida por Alba Tous advierte de la práctica en la letra pequeña de sus etiquetas que, eso sí, puede pasar desapercibida para la mayoría de los compradores. Entre las recomendaciones de mantenimiento, la firma dice que los artículos “fabricados mediante el proceso de electroforming –una técnica del sector— pueden contener un núcleo no metálico con la finalidad de conferir estabilidad”.

La advertencia no le valió para sortear la investigación de la Guardia Civil, que comenzó a actuar en 2018 tras una denuncia de la Asociación de Consumidores y Usuarios de Joyería (Consujoya), guiada por el despacho Sanivo Abogados. Con sede en Córdoba, la agrupación logró movilizar a las autoridades, como avanzaron varios medios este martes. La Fiscalía de la provincia elevó el caso a la Audiencia al considerar que un presunto delito de publicidad engañosa, falsedad documental, fraude y corrupción entre particulares se cometería en toda España.

Tous admite la inclusión de otros materiales en sus joyas: “No nos dedicamos a la venta de metales a peso”

El ataque se basa en dos análisis hechos por peritos –uno de la Universidad de Córdoba— con piezas compradas en tiendas de diferentes ciudades y por internet. Así, lamentan que vulnerarían la Ley de Metales Preciosos, algo que desde la empresa, asesorada por el despacho Uría Menéndez, desmienten de forma rotunda.

Más allá de alegar que en todo momento informó al cliente, Tous defiende el uso del electroforming desde hace más de una década. La técnica permite trabajar “con piezas de mayores volúmenes a la vez que ligeras y sin soldaduras”. La tecnología, añaden, está avalada “por todos los órganos técnicos de la Administración Pública” y por el laboratorio Applus, que comprueba la calidad de las joyas.

“Dependiendo del tamaño, la forma y el metal precioso empleado, tal y como se prevé en la legislación, la joya podrá incorporar núcleos no metálicos que ayuden a conferir estabilidad a la pieza, manteniéndose siempre la primera ley”, sostienen. Y zanjan: “Tous comercializa diseños de joyería realizada con metales preciosos, pero en ningún caso se dedica a la venta de estos metales a peso”. Así, admiten la existencia de otros materiales en sus artículos.

Tous vuelve a mirar a Córdoba

Con la denuncia actual, la empresa familiar catalana vuelve a mirar hacia Córdoba dos años después tras haber interpuesto varias denuncias por el supuesto plagio de diseños, que los joyeros de la ciudad aseguraban realizar desde décadas atrás. La Asociación Joyería Cordobesa resultó ganadora en un pleito que implicaba varios diseños en un caso que acabó también en la Audiencia Nacional

La asesoría jurídica de los joyeros andaluces la llevó precisamente Sanivo Abogados. Pero las coincidencias no terminan aquí. Rafael Valenzuela, presidente de Consujoya, fue durante seis años vicepresidente de la Asociación Joyería Cordobesa. Presentada la semana pasada ante los medios de comunicación, la asociación existe desde mayo de 2018.

Sin embargo, el directivo descarta vincular ambos procedimientos en declaraciones a Economía Digital. “Consujoya es una asociación de consumidores a nivel nacional, no una agrupación de joyeros cordobesa”, compara.