En la imagen, el Banco de España. EFE

Alerta de burbuja: los créditos al consumo vuelven a niveles precrisis

stop

Los préstamos para pagar coches, electrodomésticos o vacaciones ascendieron a 9.112 millones de euros, una marca que no se alcanzaba desde 2008

09 de octubre de 2018 (10:30 CET)

La alarma ha saltado en los despachos de las principales autoridades económicas europeas: España repite algunos de los vicios que la llevaron a la crisis. La Comisión Europea, el Banco de España y el Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtieron en las últimas semanas de que los créditos al consumo en el país rozan ya los niveles del año 2008. Por ello, pidieron a los bancos que fueran más estrictos a la hora de concederlos.

Las cifras del Banco de España publicadas por Vozpópuli revelan que entre abril y junio de 2018 se concedieron préstamos al consumo por valor de 9.112 millones de euros, la cifra más alta registrada desde el tercer trimestre de 2008, periodo en el que la cantidad alcanzó los 9.332 millones.

El crecimiento a lo largo de 2018 es meteórico, pues los créditos para la compra de coches, electrodomésticos o vacaciones se dispararon el 25% frente al primer trimestre del año. Así, en la primera mitad del año se concedieron más préstamos que en todo 2014.

La razón del crecimiento puede ser los bajos tipos de interés que los bancos aplican ahora a las hipotecas. Si un préstamo para la adquisición de una vivienda rondaba un tipo medio del 2,28% a comienzos de septiembre, el de un crédito al consumo grababa al 8,92%.

La fiebre de la concesión hizo que Bankia creciera el 30,5% en este segmento. Le siguieron Bankinter, que subió el 26,1%; BBVA, con un aumento del 24%; Banco Santander, que ascendió el 20%; Caixabank, con una escalada del 16%; y Banc Sabadell, que progresó el 12,5%.

El Banco de España enciende la alarma

Ante el abanico de cifras, el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, demandó “cautela” a las entidades a la hora de conceder estos préstamos. “El alza podría poner de manifiesto una relajación de los criterios de admisión y selección de riesgo que, como nuestra experiencia histórica nos demuestra, terminan por convertirse en aumentos notables de la morosidad”, alertó.

En la misma línea se expresó el Banco Central Europeo, que en verano pidió a la banca vigilara la escalada de los créditos al consumo. No obstante, estableció una diferencia con la situación precrisis: los bienes financiados ahora son más duraderos que los de hace una década.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad