Anticorrupción pide cuatro años y medio de cárcel para Rato por las tarjetas black

stop

El ministerio público también solicita seis años de prisión y una indemnización millonaria para Miguel Blesa, su antecesor en el cargo, y supuesto instigador de un sistema que desfalcó 15,2 millones de euros de la entidad posteriormente rescatada con dinero público

Rodrigo Rato y Miguel Blesa, en la etapa de Caja Madrid / EFE

Barcelona, 14 de enero de 2016 (16:28 CET)

El futuro en libertad de Rodrigo Rato se complica. La Fiscalía Anticorrupción ha pedido una pena de cuatro años de cárcel y una indemnización de 2,69 millones de euros por el caso de las tarjetas black para el ex presidente de Bankia. Su antecesor en el cargo, Miguel Blesa, se enfrenta a un castigo mayor: seis años de prisión y una multa de 9,34 millones para eludir su entrada en la cárcel.

El ministerio público se presenta como acusación en un caso que investiga el dispendio de 15,2 millones de euros, entre 2003 y 2012, por parte de 66 directivos de la antigua Caja Madrid y su sucesora en forma de banco. La totalidad de ese dinero habría sido destinado a gastos personales, no vinculados a la actividad de los ejecutivos en la entidad, tal y como confirmó el juez Fernando Andreu, instructor del caso, el pasado diciembre.

La fiscalía apunta a Blesa, hombre de confianza del ex presidente del Gobierno, José María Aznar, como el responsable de la puesta en marcha de estos sobresueldos presuntamente injustificados y pagados en negro.

Sistema instigado por Blesa

Según Anticorrupción, de la mano de Blesa "se consagró una suerte de sistema retributivo que carecía de todo amparo legal, previsión estatutaria, soporte en los correspondientes contratos mercantiles o de trabajo o respaldo en acuerdos formalizados". Una actividad que continuó cuando Rato tomó los mandos de la compañía, ya bajo el nombre de Bankia.

En el escrito remitido este jueves a la Audiencia Nacional, el ministerio público acusa además a los otros 64 usuarios de las tarjetas de un supuesto delito continuado de apropiación indebida, con penas de entre cuatro y un año de prisión, dependiendo de si las cantidades fueron devueltas o no.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad