Josep Oliu y Jaume Guardiola, presidente y consejero delegado del Banc Sabadell, cuyo primer accionista es el fondo Blackrock / EFE

El Sabadell destinará los 1.000 millones de EEUU a compras y dividendo

stop

El Sabadell ha desinvertido de activos no estratégicos para reforzarse en el Reino Unido y México y premiar a sus accionistas

Xavier Alegret

Josep Oliu y Jaume Guardiola, presidente y consejero delegado del Banc Sabadell, cuyo primer accionista es el fondo Blackrock / EFE

Barcelona, 06 de marzo de 2017 (05:00 CET)

En menos de tres meses, el Banc Sabadell ha cerrado tres ventas: ha salido de Portugal y de EEUU y ha abandonado una de sus pocas participaciones industriales, la de Fluidra. Las dos últimas, la pasada semana. Son desinversiones distintas pero con un objetivo común: reforzar su perímetro, recolocando prioridades en su negocio core y más rentable, y premiar a sus sufridos accionistas.

El banco que preside Josep Oliu cerró la semana pasada la venta del United Bank por 1.025 millones de dólares, unos 972 millones de euros. Dos días más tarde, el jueves, vendió su 5% de Fluidra por 26,75 millones de euros. En diciembre vendió también su negocio en Portugal, el 4% del BCP, por 44,4 millones de euros.

Son operaciones distintas. Con el BCP perdía dinero y no tenía opción de control, por lo que huyó pese a tener que asumir unas minusvalías de ocho millones de euros. En EEUU es todo lo contrario: no tenía intención de vender proactivamente, pero duplicar la inversión fue un caramelo demasiado goloso. La inversión en Fluidra simplemente no era estratégica, y aprovechó para hacer caja con unas plusvalías de 10,5 millones de euros.

En total, más de mil millones de euros que se reubicarán con varios objetivos: reforzar el capital, mejorar el dividendo e invertir en activos estratégicos. Puede que se destine una parte a comprar autocartera, que actualmente es del 1,43%, pero el objetivo final es que genere valor para los accionistas y para las operaciones del banco.
 

En España, Oliu no prevé operaciones importantes en las que pueda tomar parte el Sabadell

Con estos mil millones, el Sabadell estará mejor preparado para resistir una posible oferta de compra, apuntaron fuentes financieras. Pero no se trata de una operación defensiva, añadieron, sino que su principal objetivo es destinar el dinero de EEUU y Portugal a otros mercados. ¿Cuáles? Aquellos en los que ya se encuentra: México y sobre todo el Reino Unido.

Como avanzó Economía Digital, el banco catalán pujará por Co-operative Bank, una entidad inglesa que se encuentra en proceso de venta. Sería una manera de crecer en un mercado en el que está consolidando la compra de TSB y en el que ve potencial de crecimiento.

El Sabadell se encuentra muy lejos de los grandes bancos británicos –Barclays, HSBC, Lloyds, RBS y Santander–, pero la compra de Co-op le permitiría crecer con fuerza, casi duplicando el volumen de activos del TSB, que es de 37.000 millones de libras.

Josep Oliu sopesa comprar activos

Además de la posible compra de un banco, la entidad que dirige Jaume Guardiola también podría acometer una compra de activos, como hipotecas. Es algo que ya ha hecho en otras ocasiones, también en el Reino Unido, y que es una vía de crecimiento con menos costes de estructura.

En México las opciones no son tan claras, pero es un mercado en el que el Sabadell también quiere crecer. En España, en cambio, no se prevén grandes movimientos este año al margen de la fusión Bankia – BMN. Está pendiente la venta del Popular, pero Oliu ha reiterado que no está en estudio.

El otro gran objetivo es premiar a sus accionistas, que en los últimos años han sufrido la evolución negativa del banco en bolsa. Por ello, parte de los mil millones irán a reforzar el dividendo. El Sabadell anunció un dividendo de cinco céntimos por acción, pero tras la venta de United Bank, podría incrementarse. Además, se asegura su pago en efectivo, algo que los accionistas estaban reclamando. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad