El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri. EFE

Bankia espera el ok de Europa para pagar 800 millones extra al Estado

stop

Goirigolzarri espera en breve que las autoridades europeas le comuniquen el nivel exigido de solvencia para repartir un macrodividendo extraordinario

Madrid, 17 de abril de 2019 (04:55 CET)

Bankia no tiene aún decidido cómo y cuándo pagará el dividendo extraordinario comprometido en el Plan Estratégico 2018-2020, cuando se está a las puertas de alcanzar el ecuador del mismo. Pero está a la espera de que Europa le actualice sus exigencias de solvencia para repartir el resto, con un macrodividendo extraordinario que podría alcanzar los 1.300 millones de los que casi 800 volverían a las arcas del Estado.

Las incertidumbres regulatorias siguen pesando como una losa sobre una entidad de la que es propietaria el FROB, que posee algo más del 61% de las acciones de la entidad. Bankia dispone de más capital del que le va a exigir el Banco Central Europeo de Mario Draghi y no le está sacando ningún rendimiento. El dividendo extraordinario es una de las actuaciones con las que cuenta José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, para reducir la “deuda” que la entidad mantiene con el Estado desde que acudiera a su primer rescate, en diciembre de 2010.

Estaba previsto que en el primer trimestre del año, las autoridades regulatorias europeas dieran a conocer los números exigidos a las entidades que no tienen actividad fuera de sus fronteras, como es el caso de Bankia, Caixabank y Bankinter. Los otros tres bancos que cotizan en el IBEX (el Santander, BBVA y el Sabadell) ya saben qué nivel tienen que superar. Sin ese dato, el consejo de administración de Bankia no se atreve a dar un paso. Hasta la fecha ninguna institución financiera europea (EBA, JUR, etc...) se ha dirigido a Bankia para establecer el mínimo exigible.

Lo que se conoce técnicamente como MREL (Minimum Required Eligible Liabilities) no es más el nivel capaz de absorber pérdidas en el caso de una resolución. Se determina de forma individual, en función del nivel de riesgo de la entidad y otras circunstancias particulares. El objetivo no es otro que garantizar que cada banco cuente con los fondos propios y pasivos admisibles que absorban unas pérdidas inesperadas y además permitan una recapitalización de la misma sin necesidad de recurrir al dinero público.

Los números de Bankia para premiar a los accionistas

Bankia cerró el ejercicio 2018 con una ratio de capital de máxima solvencia del 12,51%. Es decir, le sobran 51 puntos básicos sobre la recomendación realizada por el BCE y la EBA, aunque habrá que esperar a que se hagan oficiales en las próximas fechas las nuevas exigencias. Esto significa que Bankia tenía un excedente de 229 millones de euros, aunque posteriormente, en febrero, reforzó su capital con una emisión de 1.000 millones de euros en deuda subordinada a 10 años.

Según distintas fuentes consultadas por Economía Digital, a Bankia le podrían sobrar 300 puntos básicos de capital, unos 1.300 millones que serán trasladados a los accionistas en forma de dividendo extraordinario. Bankia perdería ese cojín de seguridad, pero en caso de necesitarlo, puede suplirlo con desinversiones: tiene cosas de las que desprenderse con plusvalías.

El pasado jueves, los accionistas recibieron el pago del dividendo correspondiente a los resultados de 2018. Durante ese ejercicio, Bankia repartió 357 millones de euros, de los que 219 han ido a parar a su principal accionista: el Estado, a través del FROB, que posee el 61,4% del capital.

Goirigolzarri se comprometrió a repartir 2.500 millones a los accionistas entre 2018 y 2020, por lo que se espera un dividendo extraordinario de Bankia este año

José Ignacio Goirigolzarri se comprometió en el Plan Estratégico a distribuir 2.500 millones de euros a los accionistas en el periodo 2018-2020, por lo que aún tiene que distribuir alrededor de 2.150 millones más. Desde Bankia se asegura que la aprobación del dividendo extraordinario (la diferencia entre el capital “fully loaded” y el porcentaje de MREL) puede acelerarse cuando se publique este último dato y así dar una alegría a los contribuyentes.

El plan estratégico deja a la decisión del consejo de administración la fecha de pago de ese dividendo extraordinario. Nadie piensa que Goirigolzarri y su equipo esperen a 2020 para contentar a sus dueños, máxime sabiendo que hasta después de 2021 no será privatizada.

Teniendo en cuenta que por dividendo ordinario Bankia repartirá en los tres años del plan alrededor de 1.200 millones, el dividendo extraordinario podría alcanzar los 1.300 millones de euros para completar el compromiso adquirido en febrero de 2018. De esa cifra, cerca de 800 millones irían a parar a las arcas del Estado.

Bankia ha retornado 3.083 millones del rescate

Hasta el momento, la actual Bankia ha devuelto 3.083 millones de euros de los17.959 millones recibidos junto con BFA. En 2010, con Rodrigo Rato en la presidencia, BFA, la matriz de Bankia, recibió una inyección de 3.365 millones. De la cifra total reintegrada hasta el momento, 1.304 millones corresponden a la colocación entre inversores del 7,5% del capital en febrero de 2014 y otros 818 millones a la salida al mercado de otro 7% de las acciones en diciembre de 2017. El resto, y desde 2014, corresponde a cinco dividendos por importe total de 961 millones.

Bankia tiene un valor de mercado en torno a los 7.200 millones de euros, lo que hace que la participación del Estado a través del FROB (el 61,4%) valga alrededor de 4.500 millones de euros. El Gobierno de Pedro Sánchez prorrogó dos años, hasta el 31 de diciembre de 2021, el plazo para que la entidad sea privatizada. Se trata de la segunda prórroga acordada como consecuencia de la alta volatilidad de los mercados.

Hemeroteca

Bankia
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad