Barcelona baja 7 posiciones y se sitúa como la 38ª ciudad más cara del mundo

stop

07 de julio de 2009 (14:21 CET)

El último estudio sobre Coste de la Vida elaborado por la consultora Mercer ha sacado a la luz algunos datos sorprendentes sobre el distinto coste de la vida en diferentes ciudades del mundo. Este informe sitúa a Tokio como la ciudad más cara del planeta. La capital nipona, líder habitual de este tipo de listados, ofrece un nivel de vida prohibitivo para casi todos. Mientras un café cuesta –medido en precios medios en euros- en Barcelona 1,88 euros, el precio se dispara hasta los 5,07 euros en Tokio.

Otros datos llamativos de este informe son los 7,15 euros que vale una hamburguesa o menú de comida rápida en Dublín, por los sólo 1,95 que cuesta en Johannesburgo.

Este informe sobre Coste de la Vida que anualmente realiza Mercer cubre 143 ciudades de los seis continentes y compara más de 200 elementos en cada ciudad, incluyendo alojamiento, transportes, comida, ropa, productos de consumo y entretenimiento.

Tras Tokio, ciudad más cara del mundo, se sitúa Osaka, que ha subido nueve puestos hasta la segunda posición, mientras que Moscú, Ginebra y Hong Kong completan el Top 5. Este año Johannesburgo sustituye a Asunción como la ciudad más barata del mundo.

Barcelona, por su parte, se mantiene entre las 50 ciudades más caras del mundo pese a que ha bajado 7 puestos respecto al ranking de 2008. Barcelona pasa así de la posición 31ª a la 38ª, de manera que queda situada justo por detrás de Madrid, 37ª ciudad más cara del mundo, y que también ha visto corregida a la baja su posición desde el puesto 28º del pasado año.

La crisis económica es la principal causa por la que Barcelona y Madrid, al igual que muchas ciudades europeas han descendido posiciones. El debilitamiento del euro frente al dólar ha llevado a que mientras las ciudades de la zona euro han pasado a ser ‘más baratas’ según este listado, muchas ciudades asiáticas y norteamericanas se han encarecido en igual proporción.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad