Bomba de relojería en el 'banco malo': 1.200 millones al año en intereses

stop

NUEVOS DATOS DEL BANCO DE ESPAÑA

El presidente de Sareb, Jaime Echegoyen (centro), junto con dos de sus directores.

en Madrid, 05 de mayo de 2015 (22:20 CET)

Sareb, el banco malo, ha pagado en intereses 1.200 millones de euros durante 2014. La cifra corresponde al coste financiero de los 48.000 millones en deuda pendiente. En el mismo periodo, enjugó 3.000 millones. Según datos del Banco de España, la empresa semi pública encara este ejercicio con un desfase de 45.028 millones.

El tipo de interés medio que afrontó fue del 1,5%, próximo al rendimiento del bono español. Este orden de magnitudes genera al equipo de Jaime Echegoyen un auténtico reto de gestión, puesto que el consenso del mercado espera una inminente subida de tipos. El impacto llegaría a partir de 2016.

La cúpula trabaja con previsiones cortas. El plan de negocio está diseñado para afrontar los vencimientos anuales y, si cabe, cancelar importes mayores a los previstos. Hasta la fecha, la deuda original de 50.000 millones con la que nació el banco malo ha caído hasta los inéditos 45.028 millones.

Tres tipos de bonos

La actualización de la cifra está recogida en el informe de revisión del coste del rescate bancario, publicado el lunes por el Banco de España. Los planes inmediatos de Echegoyen contemplan la devolución de otros 3.000 millones, con un adicional de 700 millones por intereses.

La caída de la prima de riesgo y de, por tanto, el rendimiento del bono español a diez años que empezó en 2014 impactará este año en las cuentas de la Sareb. El ahorro será de 500 millones. El grupo semi público tiene bonos con vencimientos a uno, dos y tres años.

A cada emisión se le aplican rendimientos distintos; pero dominan las referencias al euríbor y a la propia deuda española a largo plazo.

Menos ventas

Para saldar los importes completos quedan 12 años y aunque se espera que el principal caiga, supuestamente a un ritmo de 3.000 millones, el cambio de tendencia que aplicará Estados Unidos al mercado de deuda podría transformar esos bonos en una auténtica bomba de relojería para la Sareb.

El ritmo de cancelaciones se ha producido en dos años de frenética actividad comercial. Pero la última cifra de ventas remarca una caída del 26% año sobre año. El dato corresponde al cierre del primer trimestre y se desconocen las previsiones de ingresos. El grupo rehúsa hacerlas públicas alegando que aún no se han activado los bancos y fondos concesionarios.

A finales de 2014, los grupos recibieron el encargo de comercializar los inmuebles y terrenos de Sareb. Si los ingresos continúan cayendo, el ritmo de amortizaciones se atenuará, previsiblemente.

Avala el Estado

Aunque se desconoce cómo terminará el año el banco malo en lo referente a ingresos, sí se ha estipulado el estado de la deuda. A 31 de diciembre será de 42.000 millones, que empezarán a generar costes más caros. En menos de dos años, Sareb podría pagar medio punto más por el principal que quede; el escenario de unos tipos por encima del 2% es factible, según los especialistas consultados.

Si el banco malo entra en la dinámica de que los intereses se coman el capital, el Estado podría responder de los vencimientos anuales. El erario avaló la totalidad de los bonos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad