Bruselas acuerda el fin del rescate financiero a España

stop

FUTURO ECONÓMICO

Olli Rehn y De Guindos, en Bruselas./EFE/Olivier Hoslet

14 de noviembre de 2013 (21:00 CET)

Final. Sin prórrogas. Estaba cantado. Se había anunciado, pero no por ello la decisión deja de tener una gran incidencia, porque siempre acababan surgiendo algunas dudas. El acuerdo ha llegado, y el Eurogrupo da por finalizado el rescate financiero a la banca española. Los ministros de la eurozona entienden que el sector se ha reestructurado con éxito y ha cumplido la misión encomendada, tal y como ha asegurado el propio ministro de Economía, Luis de Guindos.

Oficialmente, será en enero, cuando finaliza el programa de rescate. Pero el acuerdo es firme. “En estos momentos no se prevé ninguna necesidad adicional para los bancos españoles", ha incidido De Guindos.

Confianza en España

Se trata de una decisión que ofrece una gran confianza en la economía española. El Gobierno español puede decir ya que se deshace de los 'hombres de negro', los supervisores de la troika, formada por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el FMI. Su última visita en Madrid se producirá el 2 de diciembre. Eso sí, la Comisión Europea seguirá de cerca el final de la operación, hasta que se devuelva el 75% del préstamo, que ascendió, finalmente, a 41.000 millones de euros. Subrayado.

Era julio de 2012. España al borde del abismo. La prima de riesgo disparada, por encima de los 600 puntos. Y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con la soga al cuello, tratando de desmentir que no se trataba de un rescate del país, sino de “una ayuda en muy buenas condiciones”.

Evitar el rescate total

Es decir, Rajoy entendía que los 100.000 millones de euros que las autoridades europeas ponían a disposición de las entidades financieras eran un préstamo a un buen interés. Finalmente, se utilizaron 41.000 millones, aunque en los primeros meses, desde diferentes instancias, se pedía que España aprovechara todo el fondo, o un porcentaje mayor, para curarse en salud. El préstamo fue a un tipo de interés del 0,5%, y con un plazo de devolución de 15 años.

El ministro De Guindos ha insistido en que el rescate bancario ha acabado siendo la mejor fórmula, pero a esa ayuda se debe añadir, a juicio del titular de Economía, las reformas que se han aprobado y que se están aplicando y los avances, en común, de la Unión Europea, que camina hacia una unión bancaria y fiscal. Todo ello salvó a España de un rescate global, como le ocurrió a Irlanda, Grecia, Portugal, y, de forma algo diferente a Chipre.

En función de cómo evolucione la economía española, cuyos bancos, como todos los europeos serán de nuevo examinados en 2014, la pregunta que quedará en el aire es si se hubieran acometido las reformas, con la misma intensidad, en caso de que no se hubiera producido el rescate financiero. Es decir, España se ha movido, pero lo ha hecho presionada en todo momento por Bruselas.

Pese a todo, los bancos no deben perder fuelle, como ha insistido el Gobernador del Banco de España, Luis María Linde.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad