Bruselas parchea la deuda de Grecia sin fondos del FMI

stop

El país heleno recibirá 10.300 millones del tercer rescate a lo largo del año y alivia las condiciones del reembolso de los 130.000 millones ya otorgados

Economía Digital

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, en el Parlamento heleno durante la sesión que aprobaba el tercer rescate, en agosto de 2015./ EFE
El primer ministro griego, Alexis Tsipras, en el Parlamento heleno durante la sesión que aprobaba el tercer rescate, en agosto de 2015./ EFE

Madrid, 25 de mayo de 2016 (09:01 CET)

Con el Fondo Monetario Internacional (FMI) fuera del acuerdo y con la cautela de Alemania ante las elecciones de 2017, la pasada madrugada el Eurogrupo decidía dar el visto bueno al tercer rescate de Grecia, con la aportación de 10.300 millones de euros a lo largo de 2016. "Son muy buenas noticias", se felicitaba el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem.

El compromiso alcanzado supera, al menos de momento, las diferencias entre Berlín y el FMI. El organismo que dirige Christine Lagarde considera imprescindible una reestructuración de la deuda griega equivalente al 50% del país. Pero el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, advertía que no podía comprometerse a decisiones que afectarán al futuro Gobierno alemán, tras las elecciones de 2017. 

Menor tipo de interés, mismo plazo

El punto medio alcanzado ofrece a Grecia un mínimo alivio a corto plazo, en forma de un calendario más cómodo para reembolso de 130.000 millones de euros correspondientes a los dos primeros rescates, pero sin variar los 32,5 años de plazo medio de madurez. El fondo de rescate de la zona euro también reducirá los tipos de interés. 

A largo plazo, Bruselas se compromete a activar un "mecanismo de contingencia" de alivio de la deuda que se pondría en marcha en caso de que las necesidades de financiación de Grecia rebasen un umbral equivalente al 20% del PIB del país.

El FMI considera que ese umbral se superará en la próxima década y se disparará al 30% en 2040 y casi hasta el 60% en 2060. 

El mecanismo dependerá de la evolución del crecimiento de Grecia y podría incluir un nuevo calendario de reembolso de los préstamos (que ya se prolonga hasta mediados de siglo), un techo en los tipos de interés y aplazamiento del pago de intereses. Pero activarlo requerirá un voto por unanimidad en el Eurogrupo y estará supeditado a que Grecia cumpla con las medidas que se le exijan en el marco del Pacto de Estabilidad.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad