La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño. EFE

Bruselas pone deberes a Sánchez: cuatro años de reducción de deuda

stop

La Comisión Europea sigue marcando las directrices del Ejecutivo para emplear los más de 22.000 millones de euros de ahorro en los próximos cuatro años

Madrid, 25 de noviembre de 2019 (12:43 CET)

La Comisión Europea manifestó claramente su prioridad la semana pasada: todo el dinero extra que ingrese España deberá destinarse a rebajar los niveles de deuda. El comisario Valdis Dombrovskis marcó las directrices que tiene que seguir el futuro Ejecutivo después de revisar los presupuestos generales del Estado remitidos por la ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño

En su corrección, elaborada conjuntamente entre Dombrovskis y el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, Bruselas advierte del riesgo de una "desviación significativa" respecto a los estándares europeos. Los técnicos comunitarios reprendieron también al Ejecutivo socialista no haber realizado "un progresos suficiente" para reducir la deuda pública.

Este indicador disminuyó en 3.888 millones en el tercer trimestre del año, aunque sigue siendo superior a 1,2 billones de euros, o lo que es lo mismo, el 97,7% del PIB doméstico. A pesar de que la deuda se acerca peligrosamente a niveles de 2014 -y supera los de 2012 y 2013, los años duros de la crisis financiera- las políticas del Banco Central Europeo (BCE) le van a permitir a la economía doméstica ahorrarse hasta 22.000 millones de euros en cuatro años. 

Esto se producirá si los tipos de interés se mantienen, ya que el ahorro vendrá determinado por los menores intereses que pagarán las administraciones públicas. Los estímulos que ha aplicado el BCE para reducir el impacto de la desaceleración económica han propiciado que la deuda de España que cotiza en negativo -intereses por crédito concedido- se ha disparado.

Un ejemplo de esto es el de los títulos emitidos a cinco años, que cotizan en el -0,084%. No es el único, ya que el bono a tres años está ahora en el -0,32% mientras que el bono a diez años, referencia para los inversores, se paga a un 0,54%. Se trata de los niveles de financiación más bajos de la historia reciente, lo que posibilitará que las arcas públicas se ahorren miles de millones en los próximos años.

Según el Observatorio de Deuda publicado por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), en 2020 se ahorrarán 2.268 millones de euros. En los siguientes, el ahorro será de 4.453 millones (2021), 6.769 millones (2022), y 8.379 millones en 2023, lo que dejaría un total de 22.229 millones de euros. 

130% del PIB en 2050

En su documento, la AIReF señala "la mejora en las condiciones de financiación observada en el último año  generará un espacio fiscal en el medio plazo que debería ser compatible con la corrección del déficit estructural y la reducción en la ratio de deuda". No obstante, los pronósticos de la entidad no invitan a caer en la euforia. 

Para la AIReF, la carga de intereses se reduciría hasta el 1,7% del PIB, lo que propiciará un ahorro de 0,7 puntos del PIB respecto a 2018. Pero la deuda podría estabilizarse "en el entorno del 60%" del PIB en 15 años si la política monetaria se mantiene, por lo que se trata de una buena noticia a corto plazo pero que genera ciertas suspicacias en el medio y largo plazo.

Siguiendo las previsiones de la AIREF, los niveles de deuda podrían mantenerse en el 90% si la política monetaria del BCE "tiende a la normalización"​, es decir, a una subida de tipos, en los próximos 10 años. Esto se traduciría en una deuda superior al 130% en 2050, superior a la mayor cifra alcanzada durante los años de la crisis financiera. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad