Gonzalo Gortázar y Jordi Gual, consejero delegado y presidente de Caixabank respectivamente. EFE/ Kai Försterling

Caixabank adelanta un año su plan de reducción de oficinas

stop

El banco espera concluir en 2020 la hoja de ruta de cierres prevista, doce meses antes de lo anunciado en su plan estratégico

Cristina Triana

Economía Digital

Gonzalo Gortázar y Jordi Gual, consejero delegado y presidente de Caixabank respectivamente. EFE/ Kai Försterling

Madrid, 24 de septiembre de 2019 (09:43 CET)

Caixabank continúa acelerando sus planes de reestructuración de red. De acuerdo con una presentación remitada este martes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la entidad espera ahora concluir un año antes de lo previsto el plan de cierres previsto de oficinas. En este sentido, de acuerdo con la información enviada al supervisor, espera contar con una red inferior a las 3.640 oficinas en diciembre de 2020, cuando durante la presentación de su plan estratégico, anunciado en noviembre de 2018, colocaba ese objetivo en diciembre de 2021.

El banco presentará estas estimaciones durante el encuentro anual de consejeros delegados del sector financiero de Bank of America Merrill Lynch en Londres, en la que participará Gonzalo Gortázar.

Es el segundo movimiento que anuncia el banco en este sentido, ya que durante la presentación de resultados semestrales, Gortázar, consejero delegado de la entidad, ya adelantó a junio de 2020 el compromiso de contar con más de 600 oficinas Store, tal como publicó Economía Digital.

En esta misma presentación, la compañía recuerda que estos ajustes se han podido llevar a cabo tras negociar la salida voluntaria aproximadamente 2.000 empleados a principios de agosto, que la generará un ahorro de costes bruto anual de 200 millones, lo que -recuerda-, ya le llevó a revisar a la baja sus objetivos de crecimiento de los gastos; desde el 3 al 5% para 2019 durante la conferencia con analistas correspondiente a los resultados de la primera mitad del ejercicio. El banco logra este ajuste no solo por el ERE, sino también por la revisión gastos discrecionales.

Respecto a la red rural, que el banco se ha comprometido a mantener sin cambios el número de centros, Caixabank, no obstante, adelanta al regulador que está aplicando medidas para mejorar su rentabilidad. En este sentido, explica que ha reducido entre diciembre de 2018 y agosto de 2019, el número de empleados medio en cada uno de estos centros desde 2,8 a 2,4.

La nueva política del BCE, un alivio

El banco presidido por Jordi Gual también comparte una valoración sobre el impacto de las medidas anunciadas por el BCE, y que entrarán en vigor el próximo 30 de octubre, para mitigar el impacto de su política. Esta herramienta, conocida como tiering, aplica un corte al volumen de depósitos obligados a pagar al supervisor un 0,5% por el volumen de depósitos en la entidad. De hecho, el cambio de tendencia, que ya ha repercutido en el Euríbor y también podría estar ayudando al cambio de tendencia que registran las estimaciones de ingresos de la banca doméstica.

El banco recuerda que cuenta con una cartera hipotecaria valorada en 90.000 millones y con reservas en el Banco Central Europeo (BCE) por 14.000 millones en junio de 2019. JPMorgan estima que el banco español se verá beneficiado por el nuevo sistema ya que, con el modelo aprobado por la entidad presidida por Mario Draghi, alrededor de un 80% de exceso de reservas están exentas de asumir el coste de la facilidad de depósito del BCE. En septiembre, la institución colocó esta medida en el -0,50%. 

En la presentación, Caixabank destaca su capacidad para moverse en el entorno de bajos tipos de interés y destaca como está logrando mejorar su posición en el mercado en este contexto y adelanta que espera una segunda parte del año positiva para el área de gestión de activos y de seguros. Asimismo, deja la puerta abierta a poner en marcha nuevas medidas de reducción de costes, como el replantamiento del presupuesto de marketing o eventos para continuar mejorando en esta métrica. 

De acuerdo con la información publicada en la CNMV también estaría renegociando contratos con sus proveedores para mejorar su estructura de gasto.

Sin referencia a sus objetivos

Caixabank sacrificó parte de su cuenta de resultados durante el primer semestre para asumir el impacto del coste del ERE, y revisó su objetivo de margen de intereses. No obstante, el banco hasta el momento siempre ha defendido que mantiene sus objetivos de rentabilidad a medio plazo, que pasa por logra un ROTE (Retorno sobre el capital tangible) por encima del 12% al cierre de 2021. 

En la presentación hecha pública esta martes, el banco no hace referencia a estas líneas estratégicas, pero parte de los avances anunciados sí estarían en línea con los esfuerzos de la dirección de la entidad por adoptar medidas comerciales y de gasto que aseguren que se llegue a esos niveles.

Otro de los elementos que puede ayudar a la cuenta de resultados es la aportación de BPI, que se espera que gane puntos en la contribución a los resultados el próximos año.

Hemeroteca

Caixabank
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad