Rodrigo Rato, expresidente de Bankia, en el momento de su entrada en la cárcel. EFE

Caso Bankia: la Fiscalía amenaza con endurecer su acusación

stop

La Fiscalía estudia añadir la falsedad contable en la acusación contra Rodrigo Rato y el resto de la cúpula de Bankia por la salida a bolsa de la entidad

Barcelona, 26 de noviembre de 2018 (14:41 CET)

Los cinco años que pide la Fiscalía Anticorrupción contra la cúpula de Bankia por no mostrar la “imagen real” de la compañía cuando salió a bolsa podrían dispararse. Su representante en el juicio, Carmen Launa, admitió que estudia la posibilidad de incluir la falsedad contable en su acusación contra el grupo de directivos encabezado por Rodrigo Rato, expresidente de la entidad.

Launa señaló que, por el momento, no incluirá la falsedad contable, pero aseguró que se guarda la posibilidad de hacerlo en el futuro. De este modo, los cinco años que pide podrían alcanzar hasta los 12 años que solicitan el sindicato CGT y la Confederación Intersidical de Crédito, personados como acusación particular.

En el anterior escrito, Anticorrupción sostenía que la cúpula ocultó que el negocio de Bankia no era viable en un entorno de crisis sin recibir ayudas, de modo que habría actuado para obtener "a toda costa" los fondos necesarios, si bien señalaba que "las cuentas del grupo no son materialmente falsas, ya que no vulneraban la normativa entonces vigente y cumplieron con las exigencias del regulador". Por ello, no incluía la falsedad contable, como sí lo han hecho el resto de acusaciones, tanto particulares como populares. 

La nueva orientación del caso es relevante ya que la Fiscalía sólo acusaba a cuatro de los 34 procesados: Rato, el exvicepresidente, José Luis Olivas --para el que pide cuatro años--; el exconsejero José Manuel Fernández Norniella --tres años--; y el exconsejero delegado, Francisco Verdú --dos años y siete meses--.

El juicio sigue los informes del Banco de España

El proceso del tribunal presidido por la magistrada Ángela Murillo se basará en los informes que elaboraron los inspectores del Banco de España, Víctor Sánchez Nogueras y Antonio Busquets. Las auditorías de ambos sentenciaron que la compañía no facilitó una "imagen fiel" de sus cuentas a los inversores cuando salió a bolsa.

Los estudios  ya provocaron que el Tribunal Supremo anulase la venta de acciones a los particulares, por lo que Bankia tuvo que realizar una devolución que 1.900 millones de euros a 225.106 inversores. 

Hemeroteca

Bankia Rodrigo Rato
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad