Cómo ahorrar al máximo a la hora de decorar nuestro hogar

stop

Muchos de los objetos que usamos en casa en nuestra vida cotidiana pueden ayudarnos a recortar gastos, siempre que los usemos adecuadamente.

El salón de un domicilio decorado con muebles eficientes / Kaaten.com

27 de abril de 2016 (14:37 CET)

Para tener un hogar más eficiente y, de paso, ahorrar en las facturas, no es necesario invertir mucho dinero en reformas, tan solo seguir algunas indicaciones a la hora de vestir nuestra vivienda. Porque aunque para muchos las cortinas y otros accesorios pueden ser una simple cuestión de estética, lo cierto es que tienen una utilidad muy práctica.

Este es el caso de las mencionadas cortinas, estores y persianas, que desde hace siglos han sido utilizadas para regular la entrada de luz y calor en las viviendas, además de aportar intimidad. Se ha calculado hasta un ahorro del 10% en el consumo de energía cuando se utilizan las cortinas de forma correcta, tanto en gasto de calefacción e iluminación, como en la refrigeración necesaria en los días más calurosos del período estival.

Y esta rebaja en la factura, que también es buena para el medio ambiente, es accesible simplemente eligiendo y colocando de forma correcta las cortinas, que deben estar bien pegadas a las ventanas y ser de material grueso para cumplir mejor su función. En cuanto a las persianas, las mejores son las que se están fabricadas con materiales aislantes. Ambas cosas se pueden adquirir hoy en día por muy buen precio en tiendas de decoración o portales de Internet especializados.

El ahorro en iluminación

Otro punto que se lleva cerca del 20% del consumo energético del hogar es la iluminación, motivo por el que no está de más dedicarle algo de atención a la hora de decorar. Los puntos de luz deben estar bien colocados, y mejor si en vez de interruptor se instala un regulador de intensidad, además, las paredes y techos pintados en colores claros reflejan más la luz, por lo que será necesaria menor cantidad de puntos para iluminar la estancia.

Las bombillas de bajo consumo ahorran , frente a las tradicionales, unos ocho euros al año por bombilla, y sobre todo si están limpias, ya que el polvo que se acumula en ellas absorbe parte de la luz. Las alfombras y moquetas también suponen un buen aislamiento para mantener la temperatura en casa, así como mantener los radiadores despejados para que no hagan trabajo extra al estar cubiertos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad