¿Cómo aplicará Banc Sabadell el ERE en la CAM?

stop

Bruselas obliga a Josep Oliu a reducir en 2.231 puestos de trabajo la plantilla de la entidad

Oficina de la CAM

23 de agosto de 2012 (20:35 CET)

Banc Sabadell tiene que adelgazar la megaestructura en la que se ha convertido tras comprar la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM). Bruselas ha impuesto a la entidad que preside Josep Oliu que “reduzca la capacidad”, lo que pasará por recortar un máximo de 2.231 empleos.

El banco catalán espera, en parte gracias a estos ajustes, reducir gastos por valor de 20 millones al cierre de este año, 232 millones en 2013 y otros 331 millones en 2014.

El expediente de regulación de empleo (ERE) que comenzará a negociarse a partir del próximo martes con los sindicatos afectará “en la menor medida posible a la red comercial” puesto que es ahí donde hay más poder de negocio, aseguran fuentes cercanas al banco catalán.

Asimismo, en las comunidades donde la marca Sabadell y CAM está mucho más arraigada --Catalunya, Comunitat Valenciana, Murcia y Baleares-- los ajustes se centrarán en reducir duplicidades, por lo que afectarán a departamentos centrales y no tanto a sucursales. Lo que se pretende es “fortalecer estos territorios históricos”.

Fuera de las zonas de mayor arraigo

De los 2.231 trabajadores a los que afectará directamente el ERE ya “se incluye el redimensionamiento que CAM realizó previamente a la fusión” y cerca de 900 puestos de trabajo dependerán directamente de la caja alicantina afectando “incluso en el extranjero” para dejar a salvo de recortes las zonas de mayor presencia.

Sin embargo, hasta que la dirección de Sabadell no se siente la próxima semana con los representantes sindicales “todos los flecos están por cerrar” y la entidad está abierta a valorar todas las opciones y encontrar “la mejor solución para los empleados”. A pesar de que los puestos que están en peligro son más de 2.200, en ambas entidades trabajan en la actualidad más de 16.000 personas.

Las tijeras podrán afectar a otras comunidades de España donde la afección es menor y “haya solapamiento de oficinas”. De este modo, en la Comunitat Valenciana se intentará mantener más oficinas de la CAM y en Catalunya más del Sabadell. Todo ello, con el fin de que “no se reduzca el servicio al cliente, sino que se mantenga y se refuerce”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad