De Guindos cede a la banca y deja fuera a Blackrock de la auditoría del ladrillo

stop

Roland Berger y Oliver Wyman se encargarán finalmente de la valoración de los créditos vinculados al ladrillo. El 'lobby' bancario logra dejar apear al fondo de inversiones estadounidense

De Guindos en el Eurogrupo

21 de mayo de 2012 (13:43 CET)

Las presiones de la banca para que Blackrock no audite el ladrillo español han surgido efecto. El Ministerio de Economía y Competitividad y el Banco de España han acordado la contratación de Roland Berger y Oliver Wyman como evaluadores independientes para valorar los balances del sistema bancario español.

La posible elección de Blackrock había sido acogida con frialdad por los bancos españoles, que consideraban que la gestora de fondos no es una entidad independiente, ya que tiene muchos intereses cruzados con la actividad de la banca española.

Está previsto que las dos firmas seleccionadas culminen sus trabajos en la segunda mitad del próximo mes de junio, informó el departamento que dirige De Guindos. El objetivo es incrementar la transparencia y despejar definitivamente las dudas acerca de la valoración de los activos bancarios en España.

Después de contactar con los principales consultores internacionales, estas dos empresas han sido contratadas formalmente este lunes por el instituto emisor e iniciarán de inmediato sus trabajos.

Más para Bankia


Recuperando el hilo de la nacionalización de Bankia, De Guindos ha afirmado que la entidad madrileña necesitará un saneamiento de entre 7.000 y 7.500 millones de euros para cubrir las provisiones establecidas por el Gobierno en los dos últimos decretos de reforma del sistema financiero.

El ministro avanzó que Bankia "es más segura que hace un mes", dado que cuenta con el respaldo del Estado tras la entrada de capital público en el accionariado de su matriz, el Banco Financiero y de Ahorros (BFA).
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad