Mario Draghi, presidente del BCE

El BCE da un poco de oxígeno a los bancos griegos

stop

Amplía la financiación de emergencia en 3.300 millones después de cortar la línea convencional de crédito

en Barcelona, 18 de febrero de 2015 (22:20 CET)

El pasado 4 de febrero, el Banco Central Europeo cortó el crédito a los bancos griegos, o casi. Dejó de aceptar como garantía en las operaciones de liquidez la deuda helena. Desde entonces, las entidades quedaron abocadas a cubrir sus necesidades a través de la línea de liquidez de emergencia, lo que equivale a financiarse a un coste más elevado.

Nada de esto ha cambiado, pero el BCE ha decidido aflojar un poco la presión. El Consejo de Gobierno del organismo está dispuesto a ampliar la dotación de línea de asistencia de emergencia (ELA). El Banco Central de Grecia había solicitado elevar la financiación en 3.300 millones de euros, desde los 65.000 millones de euros actuales hasta los 68.300, informa The Wall Street Journal. El BCE, esta vez, ha dicho sí.

Máximo control

Esta decisión todavía tendrá que pasar un nuevo filtro. Debe ser revisada y ratificada en el Consejo de Gobierno que se celebrará dentro de dos semanas. Si los bancos griegos necesitan financiación adicional antes de esa fecha, el banco central heleno tendrá que comunicárselo al BCE que, una vez más, tendrá que dar luz verde antes de que se mueva un euro.

Cortado el grifo habitual de liquidez, los bancos griegos no solo deben asumir un coste más alto para financiarse en comparación con los fondos que proporciona el BCE. Además, la línea de liquidez de emergencia debe ser sometida periódicamente a la autorización del resto de miembros del Consejo de Gobierno del BCE. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad