El euro baja hasta casi la paridad con el dólar

stop

POLÍTICA PÚBLICAS

Mario Draghi, presidente del BCE

en Barcelona, 10 de marzo de 2015 (17:22 CET)

La rentabilidad de los bonos españoles a diez años en el mercado secundario volvía a caer hasta mínimos históricos este martes, 24 horas después de que el BCE comenzara a adquirir deuda pública en el marco de su programa de expansión cuantitativa, que ha provocado una fuerte depreciación del euro frente al dólar, hasta alcanzar sus mínimos de casi 12 años.

La buena marcha de la economía estadounidense sugiere que la Reserva Federal comenzará este año a revertir su política monetaria, lo que podría abrir la puerta a una primera subida de tipos de interés entre junio y octubre.

Récord desde el 2003

En concreto, el cambio del euro frente al billete verde, que había iniciado la sesión en 1,0850 dólares, se debilitaba hasta un mínimo intradía de 1,0722 dólares, su nivel más bajo frente al dólar desde abril de 2003.

De este modo, desde que el pasado 22 de enero el BCE confirmase su intención de lanzar un programa de compras de activos públicos y privados el cambio del euro frente al dólar acumula una depreciación cercana al 8%.

Grecia, la excepción

Por su parte, la decisiva intervención del BCE en los mercados ha provocado un generalizado abaratamiento de los costes de financiación de los países de la eurozona, con la única excepción de Grecia.

Así, el interés del bono español con vencimiento a diez años llegaba a caer este martes hasta el 1,170% desde el 1,232% del comienzo de la sesión, lo que se traducía en un diferencial de 100,10 puntos básicos con respecto al bund.

El caso de los italianos

En el caso de los bonos italianos a diez años, el interés bajaba desde el 1,258%, hasta el 1,220%. La prima de riesgo de la deuda italiana se mantenía ligeramente por debajo de los 100 puntos básicos.

Por su parte, la rentabilidad del bono irlandés a diez años caía al 0,752% desde el 0,817%, mientras la deuda portuguesa a diez años bajaba al 1,703%, frente al 1,795% de la apertura.

Por contra, el coste de financiación de Grecia reflejaba la incertidumbre de las conversaciones entre el país heleno y sus acreedores y repuntaba al 10,327%.

En el caso de Alemania, la rentabilidad del bund se situaba en el mínimo histórico del 0,231%, frente al 0,318% del comienzo del día.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad