El FMI se suma a Bruselas y pide más ajustes a España

stop

Subraya que a pesar del crecimiento experimentado en el tercer trimestre existen todavía riesgos muy importantes

22 de noviembre de 2013 (17:55 CET)

Hace unos días lo decía Bruselas y ahora también el Fondo Monetario Internacional (FMI). La institución que dirige Christine Lagarde ha advertido al Gobierno presidido por Mariano Rajoy que todavía queda por hacer “significativos ajustes”. Ha hecho hincapié en que la economía española ha mostrado ciertos signos de estabilización, pero que todavía existen riesgos a considerar.

“La evolución macro-financiera ha sido en general positiva. La producción y el empleo se han estabilizado, con un fuerte crecimiente de las exportaciones", ha detallado FMI en el cuarto informe sobre la reestructuración del sector bancario español.

El organismo ha puesto de relieve el leve crecimiento experimentado en el tercer trimestre, del 0,1%. Respecto a los datos del paro, cuya tasa se eleva hasta el 26,5%, el FMI subraya que se ha estabilizado en septiembre. Todos estos índices conducen a una evolución "dispar, pero en general positiva", según la institución.

Respuesta positiva de los mercados

Pese a todo, los mercados financieros han subido con fuerza en los últimos meses y la prima de riesgo ha descendido 65 puntos básicos desde finales de junio hasta finales de octubre. "La corrección de los grandes desequilibrios financieros, fiscales y externos de España está bien encaminada, con medidas políticas tanto a nivel europeo como nacional que han ayudado a aliviar las presiones de los mercados del último año", remarca el FMI.

Entre los principales problemas que señala destacan el desapalancamiento de los hogares y las empresas, así como el ajuste fiscal previsto para los próximos años. Estos factores seguirán lastrando la demanda doméstica, que a su vez frenará el ritmo de recuperación.

"Son esenciales también las medidas a nivel europeo para facilitar un ajuste más rápido y menos costoso. Las prioridades en este aspecto son un continuado apoyo del Banco Central Europeo (BCE) y hacer progresos hacia una unión bancaria más completa que permita a las empresas españolas competir por financiación por sus propios méritos, independientemente de su país de residencia", ha concluido.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad