El Gobierno gasta menos del 20% de las ayudas a parados de larga duración

stop

Los sindicatos CCOO y UGT denuncian que el Ejecutivo no ha destinado 690 millones presupuestados para el Programa de Activación para el Empleo

Parados en la cola del servicio de Empleo, en Madrid.

Barcelona, 10 de abril de 2016 (12:47 CET)

Alrededor de 100.000 parados de larga duración y con familia a su cargo han recibido una ayuda de 426 euros durante el 2015. Este dinero pertenece al Programa de Activación para el Empleo (PAE), que debería permitir a los beneficiarios poder sobrevivir mientras buscan trabajo. Pues a 15 meses de su puesta en marcha, sólo un 15% de ellos han conseguido empleo. Para el Ministerio de Empleo, "es un éxito colectivo", mientras que según CCOO y UGT "es un fracaso".

Las centrales obreras han denunciado que de los 850 millones presupuestados para este programa durante el año pasado, sólo se han ejecutado 160 millones, o sea el 19% del total. De los 690 millones restantes, "se desconoce su destino", dijeron fuentes sindicales a Efe. A estos números hay que sumarle otros 350 millones que estaban programados para ser usados del 1 al 15 de abril del 2016. 

Dudas sobre el destino de las ayudas

La secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT, Mari Carmen Barrera, ha informado de que, junto a CCOO, han remitido al Ministerio de Empleo una carta en la que piden al Gobierno que explique "dónde se han utilizado" esos 1.040 millones presupuestados.

Barrera teme que el Gobierno haya querido "ahorrar" a costa de los parados de larga duración con cargas familiares y haya optado por no gastar esa partida para no sobrepasar aún más el déficit.

Solo para una cuarta parte de los posibles beneficiados

El PAE se destinó a 100.000 personas, pero los beneficiarios potenciales deberían multiplicarse por cuatro. Para el secretario confederal de Seguridad Social de CCOO, Carlos Bravo, el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) ha aplicado el programa de forma restrictiva desde un principio, y ha insistido en la necesidad de enviar "una carta personalizada" a los 400.000 beneficiarios estimados.

Bravo ha asegurado que Empleo se "ha resistido" a hacer esto porque teme que se "colapsen" las oficinas del SEPE. "Si la gente no tiene información de que puede ser beneficiaria del programa, no lo solicita", ha añadido.

Piden cambios en el programa

Ante una posible prórroga de la ayuda, los sindicatos han pedido que se defina nuevamente el volumen de posibles beneficiarios, que se reduzca de 6 a 3 meses el periodo exigido desde el agotamiento de prestaciones anteriores, y que se suprima el requisito de tener responsabilidades familiares.

De los cuatro millones de desempleados –registrados en las oficinas de Empleo-, más del 43% son parados de larga duración.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad