El juez archiva las irregularidades en Caixa Girona y en la Fundació Caixa Girona

stop

El magistrado considera que no existen "causas fundamentadas" en las denuncias que hicieron dimitir de la fundación a su presidente, Arcadi Calzada

14 de diciembre de 2010 (20:05 CET)

El Juzgado de Instrucción número 1 de Girona ha archivado el caso sobre presuntas irregularidades en Caixa Girona y su Fundación al considerar que no existe "fundamento suficiente" para reabrir la causa denunciada y archivada por primera vez en 2006, según el auto. El auto, de mediados de noviembre, recoge la decisión de la Generalitat de archivar la investigación abierta a Caixa Girona --aunque todavía sigue en marcha la de la Fundación--, y añade que los técnicos del Govern no han puesto en conocimiento de fiscalía o del juzgado que hayan detectado indicios de delito.

También hace referencia a la inspección del Banco de España, sobre la que tampoco se ha hecho llegar sospecha alguna a la justicia. "Habrá que estar a la espera del resultado de dicha inspección y si en la misma se ponen en evidencia la existencia de indicios delictivos", expone.

Asimismo, el juez argumenta: "Este instructor no tiene dudas que igual que en su momento la fiscalía inició el procedimiento, la misma solicitaría la reapertura de las actuaciones. Pero a fecha de hoy no hay indicio alguno de la comisión de algún delito y por ello no hay fundamento suficiente para reabrir las actuaciones".

Expediente cerrado en la Generalitat

La conselleria de Economía y Finanzas de la Generalitat cerró en octubre el expediente por el que investigaba presuntas irregularidades en Caixa Girona, pero fuentes del Govern han explicado a Europa Press que la investigación sobre la Fundación de la caja gerundense "sigue abierta", aunque en su fase final. La investigación, de carácter ordinario, se inició en julio de 2009 y finalizó en octubre del mismo año, y estudiaba las áreas de créditos, operaciones de altos cargos de la entidad y la Obra Social cuando estaba presidida por Arcadi Calzada.

Más tarde Caixa Girona presentó alegaciones, y tras estudiarlas, la Generalitat informó a la Comisión Ejecutiva de la entidad que cerraba el expediente relativo a la caja, pero mantenía abierto el de la Fundación. La investigación de la Fundación la están llevando a cabo conjuntamente la conselleria de Economía y Finanzas y la de Justicia, ya que es la segunda quien ejerce el control sobre las fundaciones catalanas.

El caso archivado ahora por los juzgados de Girona ya cuenta con recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Girona por parte del ex trabajador Ricard Mués, quien denunció el caso este verano para que se reabriera la causa iniciada en 2006. En declaraciones a Europa Press, Mués ha argumentado que si se acepta que no está prescrito, se debe esperar a los resultados de los informes del Banco de España y la Generalitat.

Desfases presupuestarios

La inspección de la Generalitat estudiaba aspectos como desfases presupuestarios entre los ingresos reales y los declarados de la Obra Social, facturas no justificadas, y ventas de empresas de altos cargos a la caja, circunstancia que prohíbe la ley de cajas.

Entre otras presuntas irregularidades, el informe de la Conselleria de Economía señalaba también que el entonces presidente de la entidad, Arcadi Calzada, vendió obras de arte a la entidad a través de una empresa de su propiedad por valor de más de 141.000 euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad