El ladrillo hace que BBVA ya gane menos que Bankia

stop

La gestión del tipo de cambio se come el crecimiento de todas las líneas de negocio; por las divisas, los márgenes retroceden a ritmos del 6,5%

30 de abril de 2014 (14:02 CET)

BBVA ha cerrado un trimestre decepcionante, aunque el banco se esfuerza en explicar que la trayectoria es sólida. La ausencia de “operaciones corporativas” explica la caída del beneficio atribuido del 64% hasta los 624 millones. Este factor ya estaba descontado; pero los fiascos han llegado de la mano de la gestión del negocio global, afectado, esencialmente, por la fluctuación de las divisas, y del comportamiento de la franquicia en el mercado de origen. En España la exposición del banco al ladrillo continúa descontrolada.

Una vista cenital de los resultados permite comprobar como la fluctuación del tipo de cambio se come los ingresos. El margen de intereses y las comisiones habría crecido el 6,7%, que llevaría a una mejoría del 5% del margen bruto. El comportamiento de los mercados internacionales afecta a otros bancos globales, como el Santander, aunque someten estos riesgos a mecanismos que, comparativamente, parecen más eficaces. En el caso de BBVA, el impacto que genera este factor hace que los ingresos caigan hasta los 4.376 millones de euros (-6,4%), que contribuyen a construir un margen bruto menor de 5.051 millones (-6,8%).

Caen los ingresos

Aisladamente, el banco gana en España 155 millones. Es decir, a brocha gorda se puede afirmar que Bankia (186 millones) genera ya más beneficio que BBVA. El trazo fino indica que al negocio bancario de BBVA se le asignan 386 millones de exceso, que supone una caída del 33% explicada también por la ausencia de plusvalías. La tasa de mora permanece estable, repite al 6,4%, como la cobertura de los riesgos, con tasas del 41%. Año sobre año caen los ingresos por comisiones (-9,5%). El volumen total de inversión continúa decreciendo (-8,4%). Los recursos, eso sí, avanzan el 12,8%.

En base a estas matrices, la expectativa es que el negocio tradicional se estabilice. A nota de ejemplo, el resultado para España habría crecido el 137% si se excluye del resultado del primer trimestre de 2013 el impacto de la venta de la cartera de seguros de vida. BBVA espera que, en un par de años, España contribuya con tasas de hasta el 28% al resultado global (actualmente pesa un 14,6%). La asignatura pendiente sigue siendo el sector inmobiliario, embridado ya por los competidores del grupo presidido por Francisco González. El ladrillo ha provocado pérdidas de 231 millones en tres meses, que reducen el beneficio hasta los 155 millones en España.

El quiste del ladrillo


El único rasgo esperanzador en el real state es la reducción de la exposición, que cae un 21% respecto “al pico de 2011”, según explica el consejero delegado, Ángel Cano. En balance, BBVA sostiene más de 14.200 millones de euros en exposición neta. La tasa de mora inmobiliaria es del 54,2%, cuya cifra retrocede en 127 puntos básicos. En tres meses se han vendido 5.000 unidades con un descuento “próximo al valor en libros, por lo que genera poca pérdida”, argumenta la mano derecha de González. Esa reducción de precio es del 41%. A pesar de la foto fija, el banco asegura que “el resultado es mucho menos negativo que los anteriores”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad