Un grupo de personas se manifiesta en contra de los abusos de la banca. EFE
stop

El cambio en el euríbor preocupa a los consumidores, que temen que las entidades se aprovechen, y mostrará si la banca ha manipulado el índice hipotecario

Madrid, 04 de marzo de 2019 (04:55 CET)

En enero de 2020 tiene que entrar en vigor el nuevo euríbor. Cambiará la manera en la que se calcula el índice actual que fija el precio de las hipotecas variables. Un cambio de metodología que preocupa a clientes y a la banca por igual, porque puede variar lo que se paga por las hipotecas

Por una parte, los consumidores temen que la banca se aproveche del cambio para engañar a los clientes. Por la otra, se cree que puede haber litigios en el sector. Una vez entre en vigor podrá comprobarse si las entidades han cobrado de más a los consumidores. La UE quiere que el cálculo del euríbor sea más real y evitar así que los bancos lo manipulen artificialmente.

La reforma no implica que un índice nuevo sustituya al actual euríbor, sino que se aplicará una metodología nueva. Ahora el euríbor se calcula sobre lo que los bancos aseguran que cobran al prestar dinero a otros bancos, es decir, no existen datos de operaciones reales y todo son intenciones y voluntades. La entidad encargada de la reforma es el Instituto Europeo de Mercados Monetarios (EMMI).

La Asociación de Usuarios Financieros (Asufin) recuerda que varias entidades han sido multadas por manipular tipos de referencia, entre ellos el euríbor. En 2013, Deutsche Bank, Barclays, Royal Bank of Scotland y Société Générale fueron multados con 830 millones por Bruselas y en 2016 se sancionó a JPMorgan, HSBC y Crédit Agricole con 485 millones.

El principal objetivo del nuevo euríbor es defender los intereses del consumidor y ofrecer un tipo más real

El principal objetivo del nuevo euríbor es, por ello, defender los intereses del consumidor y ofrecer un tipo más real. "Desde el BCE se han hecho estudios sobre qué hacer para evitar la manipulación y que no suban o bajen artificialmente los tipos las entidades, y con ello el euríbor y el precio de las hipotecas”, explican fuentes de Asufin.

El problema reside en que apenas hay transacciones reales con el plazo de un año, que es el que se utiliza para las hipotecas, por lo que no habrá muchos datos sobre los que basar el precio del euríbor. Es por ello por lo que se trabaja en una metodología híbrida, que tendrá en cuenta para su cálculo las transacciones reales y las operaciones históricas. En última instancia se utilizarán los precios teóricos, que son los únicos que se usan ahora.

Por su parte, la Asociación Española de Banca (AEB) rechaza esta teoría y defiende que el cambio "no es una cuestión de realismo, sino de mejora del índice". "Hay un cambio metodológico pero el tipo de interés y la referencia es la misma, solo se busca reforzar el cálculo", por lo que no esperan que haya un impacto en las hipotecas.

Futuros litigios a la banca

La Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae) critica que el proceso de cambio del euríbor "está siendo bastante opaco"​. "No se ha dado intervención o audiencia a una parte directamente afectada como son los consumidores, por lo que la banca seguirá aplicando su criterio".

Así, denuncian que el peligro que existe con el cambio es que "los bancos aprovechen la confusión para engañar a los clientes y abusar de nuevo con las hipotecas". Aún así, su secretario general, Fernando Herrero, comenta que para que haya litigios, "el consumidor debe ver que es víctima de un abuso y que le convenga reaccionar".

"Muchos clientes puede que no sean conscientes de una cosa ni de otra. La banca está encantada de ir uno a por uno a los consumidores en vez de a un grupo que se una. Denuncian muy pocos usuarios porque no les merece la pena meterse en un juicio", defiende.

Las entidades bancarias -como Sabadell, Caixabank, BBVA o el Banco Santander- no han querido hacer declaraciones oficiales. Aún así, fuentes del sector aseguran que no contemplan litigios ya que defienden que el euríbor es un índice oficial y creen que "se ha usado de una manera totalmente transparente". 

"Siempre estamos preparándonos y mirando los posibles litigios o reclamaciones que pueda haber", explican otras fuentes financieras sobre los rumores de que los departamentos jurídicos de la banca preparan un plan de contingencia para las posibles reclamaciones. 

Desde Asufin conceden que se puede abrir una vía judicial una vez que cambie este indicador. "Habrá abogados que intenten abrir ahí una vía de negocio, sobre todo para demandas colectivas como con las cláusulas suelo", comentan.

¿Cómo afectará a las hipotecas?

El nuevo euríbor permitirá ver si los bancos han estado siendo realistas con las previsiones o han ido inflando los precios. Aún así, los expertos aún no se ponen de acuerdo en cómo afectará al precio de las hipotecas una vez que se utilice el nuevo modelo, ya que no hay información al respecto.

EMMI realizó un ensayo entre mayo y julio de 2018. Y la prueba refleja un euríbor con oscilaciones más bruscas, tanto en las bajadas como en las subidas. Fue más lejos en los descensos y más rápido en las subidas. Aún así, el Instituto matiza que los datos son "solo con fines informativos y podrían no ser indicativos de datos futuros".

Fuentes de Asufin defienden que la modificación no va a tener grandes cambios en el precio y que “va a afectar poco”. “Será un índice más objetivo y menos manipulable pero no creemos que afecte realmente a las hipotecas porque el mercado tiende a equilibrarse”, defienden.

La asociación de consumidores, por su parte, cree que puede afectar a las hipotecas al aprovecharse los bancos del desconocimiento de los clientes. "Si nos atenemos a la tradición de opacidad y de abuso de la banca a los consumidores hay que interpretar que todo cambio ha sido usado para un aprovechamiento ilegítimo hacia los consumidores", asegura el secretario general Adicae.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad