El nuevo presidente de Penedès pudo evitar el 'pensionazo' de Pagès

stop

RETRIBUCIONES

01 de diciembre de 2011 (23:52 CET)

El consejo de administración de Caixa Penedès ha confirmado a Albert Vancells como nuevo presidente de la entidad. El escándalo del millonario plan de pensiones de Ricard Pagès, el principal beneficiario --habría devengado un mínimo de 11 millones-- , y su equipo se llevó por delante a la anterior cúpula directiva: tanto el ex presidente como el antiguo director general, Manuel Troyano, tuvieron que dimitir. La caja ha nombrado a Ricard Banquells como nuevo director general.

Se da la circunstancia de que Vancells era vicepresidente primero de la comisión de retribuciones de la caja de ahorros. El órgano encargado de controlar los salarios y complementos de los consejeros y personal contratado de la entidad tuvo en sus manos detectar y pedir explicaciones sobre la creación del plan de pensiones al que se habrían aportado un mínimo de 22 millones de euros desde 2007. Pagès y los otros tres beneficiarios suscribieron en AXA la póliza.

La comisión de retribuciones de Penedès también está formada, según la información facilitada por la propia caja, por Josep Colomer, que la preside; y por Magí Casulleras, el vicepresidente segundo. Fuentes de esta comisión justifican no haber detectado antes el pensionazo en que Pagès se las habría amañado durante cinco años para ocultar a los consejeros la millonaria indemnización que estaba amasando con aportaciones de Penedès.

“En la caja cunde la sensación de que Pagès nos ha engañado a todos”, explican a Economía Digital cargos directivos que prefieren no ser citados. Fuentes financieras apuntalan en cinco millones anuales las aportaciones al plan de pensiones ordenadas por Pagès y su equipo. La comisión de retribuciones no habría estado al tanto de estos movimientos, a pesar de poseer plenas competencias para controlarlos.

De provisional a interino

Vancells hereda ahora una entidad convulsionada por el escándalo de las pensiones doradas y en plena reestructuración. Penedès sólo gestiona la obra social, ya que traspasó su negocio financiero a Banco Mare Nostrum (BMN). También posee las acciones correspondientes a su participación del capital social de la nueva entidad. El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob) inyectó al banco 916 millones.

La nueva realidad de la caja catalana forzará que los órganos de gobierno se renueven y que también se reduzca el número de consejeros. El proceso deberá estar finalizado antes del verano de 2012 y ya se especula con que los nuevos compromisarios fuercen el nombramiento del sustituto de Vancells, el recién confirmado presidente. El nuevo binomio directivo será el tercero en menos de un año.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad