El paro se ceba con los jóvenes sin estudios y con los titulados en ciencias sociales

stop

"El desempleo es endémico en España desde 1976", según concluye un informe elaborado por OBS Business School

Cola en el exterior de una oficina de empleo de la Comunidad de Madrid / Reuters

Barcelona, 08 de febrero de 2016 (20:10 CET)

El paro se ceba con los jóvenes, tanto con los que no tienen preparación como con los que sí tienen estudios, pero han elegido carreras con escasas salidas profesionales, es decir, con los universitarios que han optado por las ciencias sociales y las humanidades.

El desempleo en España afecta a personas con un nivel de educación bajo, con estudios primarios incompletos, de tal manera que el sector más afectado por la falta de trabajo es el grupo de jóvenes de entre 20 y 24 años que carecen de formación, según indica el informe El paro en España elaborado por OBS Business School, el área de Universidades y Formación del Grupo Planeta.    

La tentación de la construcción  

Estos jóvenes "abandonaron los estudios en la fase expansiva del sector de la construcción que atraía por su demanda de trabajo y los niveles salariales elevados", pero cuando llegó la crisis, fue el segmento de la población más afectado por el desempleo, explica la doctora Casilda Güell, autora del informe y directora académica de OBS.

Lo curioso es que también son víctimas del paro juvenil las personas que han estudiado demasiado, los jóvenes sobre cualificados o, mejor dicho, los universitarios que se han inclinado por carreras de humanidades y ciencias sociales. "Hay un problema de ocupación insuficiente destinada a jóvenes con este tipo de titulaciones", apunta Güell.

Problema endémico

La doctora añade que el paro en España es un "problema endémico, que muestra tasas alarmantemente altas desde 1976". "En los años 60-70, casi hubo pleno empleo como consecuencia de la emigración y la industrialización", recuerda. Y añade que en la etapa de 1993 a 2008 se recuperó el empleo gracias al desarrollo económico.

Pero a partir de entonces y con la llegada de la crisis, las cosas se han vuelto a torcer. Ahora, España registra una tasa de paro del 24,6% de la población activa que es similar a la de países como Bosnia Herzegovina, Macedonia o Sudáfrica. El país ha perdido un 18% de puestos de trabajo desde que empezó la recesión y es el segundo país que cuenta con más parados de larga duración y corto plazo.     
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad