El presidente del ICO sustituirá a Magdalena Álvarez en el BEI

stop

La gestión de Román Escolano al frente del organismo público ha levantado todo tipo de recelos entre el sector

Magdalena Álvarez y Román Escolano. EP

28 de junio de 2014 (12:56 CET)

El presidente del Instituto de Crédito Oficial (ICO), Román Escolano, será el sustituto de Magdalena Álvarez en el Banco Europeo de Inversiones (BEI). La ex ministra socialista dimitió esta semana después de estar varios meses en el ojo del huracán por el caso de los ERE en Andalucía, causa por la que está imputada.

Escolano asumirá la vicepresidencia del BEI. Fuentes del Ministerio de Economía aseguran que el perfil técnico y profesional y la experiencia en el sector financiero han sido claves en su elección, así como su actividad durante los últimos dos años al frente del ICO. No obstante, su hoja de servicios se ha visto empañada en los últimos meses precisamente por su gestión en el organismo público. Una investigación llevada a cabo por Economía Digital ha destapado todo tipo de deficiencias y opacidades que han sublevado al sector.

Calendario

La sustitución de Magdalena Álvarez por Román Escolano se producirá probablemente durante el mes de julio y ha sido propuesto por España de acuerdo con el Gobierno portugués.

Escolano fue nombrado presidente del Instituto de Crédito Oficial (ICO) en enero de 2012. Director de relaciones institucionales del BBVA, desde 2000 hasta 2004 fue director del departamento de Economía del Gabinete del Presidente del Gobierno. Anteriormente fue asesor del secretario de Estado para las Comunidades Europeas. También es miembro de la Fundación Consejo España-China y vicepresidente de la Cámara de Comercio España Turquía.

El futuro de Álvarez

La ex ministra socialista de Fomento tiene un futuro complicado. La investigación del caso de los ERE señala a Álvarez como una de sus protagonistas. No obstante, la política atribuyó su salida del BEI a "una campaña de acoso y derribo" del Gobierno y la desligó de su imputación. Además, acusó al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y al ministro de Economía, Luis de Guindos, de "querer poner a otro" en su puesto.

La dimisión Álvarez es una retirada dorada. La ex vicepresidenta de la institución cobrará 10.000 euros mensuales hasta 2017, año en el que cumplirá 65 años. A partir de entonces, la ex ministra socialista de Fomento tendrá derecho a cobrar una pensión de jubilación vitalicia de 4.000 euros mensuales. Su férrea defensa del cargo hasta ahora se podría deber a que aún no había cumplido el tiempo suficiente para poder beneficiarse de estos ingresos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad