El Reino Unido se rompe sin remedio y lo peor para España está por llegar

stop

El Reino Unido, dividido, amenaza los vínculos sociales con España y el futuro de los grandes valores del IBEX. Por estas razones, el brexit castiga con mayor dureza a la Bolsa de Madrid que a ninguna otra en Europa. La sesión del viernes termina con la caída más profunda de la historia (ni Lehman Brothers)

Ismael García Villarejo

Bandera británica en el suelo arrastrada por fuertes lluvias, Londres 24 de junio de 2016. REUTERS/Reinhard Krause
Bandera británica en el suelo arrastrada por fuertes lluvias, Londres 24 de junio de 2016. REUTERS/Reinhard Krause

Madrid, 24 de junio de 2016 (16:57 CET)

El Reino Unido se va de la Unión Europea (UE). Y no es sólo la lluvia radiactiva que cae sobre las bolsas lo preocupante. Es el futuro del paisaje empresarial español lo que está en juego, además de los lazos sociales, con 300.000 inmigrados cuyo poder adquistivo se verá afectado por la depreciación de la libra. Estas razones explican que la Bolsa de Madrid sea la plaza más castiga en la Europa continental.

La sesión del viernes cerró con la caída bursátil más profunda de la historia en España. El IBEX perdió el 11,99% de su valor tras el "brexit". Ni con el derrumbamiento de Lehman Brothers había sufrido tanto (-9,14%). El desplome marca nuevos mínimos intradía hasta los 7.743,40 puntos. Paradójicamente, el mercado de valores menos castigado en Europa es la Bolsa de Londres. Sus integrantes, orientados a la exportación, se han vuelto drásticamente competitivos en una noche gracias a la devaluación de la libra.

A pesar del consenso sobre los malos augurios para España, el presidente en funciones del Gobierno, Mariano Rajoy (PP), aseguró que "la situación actual de crecimiento económico y de creación de empleo, el equilibrio de las cuentas exteriores, el hecho de que España tiene ya gran parte de sus necesidad de financiación cubiertas y un sistema financiero saneado nos permitirán soportar en condiciones de solidez las turbulencias financieras que pudieran producirse".

"Quiero transmitir un mensaje de serenidad y calma a los mercados, afortunadamente España tiene ahora una economía con sólidos fundamentos", insistió.

El impacto de una sociedad dividida

El Reino Unido es el segundo país en el que más invirtieron las empresas españolas, según los últimos datos del Ministerio de Economía. El negocio, orientado en su mayor parte al consumidor final, podría sufrir ante una sociedad dividida y que, según cómo evolucionen los acontecimientos, se volvería más conservadora en sus actos de compra. Es pura psicología.

Desde un punto de vista factual, están en juego subsidios y correcciones en el producto interior bruto local. El escenario se complicaría con una tendencia alcista de los tipos de interés. La combinación "sería letal", según los analistas de Bankinter, para las firmas españolas allí establecidas. "Las relaciones y las reglas cambiarán en un entorno de bajo ritmo de crecimiento y donde los bancos centrales ya han adoptado unas políticas monetarias muy acomodaticias".

En otras palabras,  "un shock negativo y persistente con poca capacidad de reacción debido a la política de bajos tipos de interés tendría un efecto negativo duradero en el Reino Unido", explica el economista jefe de la gestora Natixis AM, Philippe Waechter.

Activos españoles en riesgo

El stock de la posición inversora española asciende a 62.117 millones de euros, el 15,19% del total, sólo por detrás de los Estados Unidos, con 65.793 millones de euros, y por delante de Brasil (economía, por cierto, también comprometida) con 47.202 millones de euros, según datos de 2014.

El Reino Unido es el tercer país con mayor inversión en España, con 37.670 millones de euros, el 11,51% del total, por detrás de los Estados Unidos e Italia. El "brexit" tiene ya consecuencias directas por el efecto divisa, con la libra bajando el 4,55% frente al euro y un 6,8% frente al dólar el viernes.

Los lazos económicos entre los dos países, favorecidos hasta ahora por la pertenencia de ambas potencias a la UE, son visibles en la fuerte presencia en el Reino Unido de grandes compañías españolas cotizadas, como el Santander, Telefónica, el Sabadell o Ferrovial.

A continuación, os resumimos los datos sobre la posición de los grandes grupos españoles en la economía británica, posición que está severamente comprometida desde este viernes.

BANCO SANTANDER: el Reino Unido es el primer mercado para el banco español y aportó un 23% del beneficio del grupo en el primer trimestre. La presidenta de la entidad, Ana Botín, dijo en mayo que fuera cual fuera el resultado del referéndum, el banco mantendría su presencia allí. Este viernes llamó a la calma aunque el grupo perdió 13.000 millones de valoración en bolsa.

TELEFÓNICA: con su filial O2, Telefónica es una de las principales empresas españolas en el Reino Unido. El grupo llegó a un acuerdo para venderla pero los reguladores comunitarios vetaron la operación y ahora estudia el futuro de la división, que podría vender a un fondo de inversión o sacar a bolsa. En 2015, O2 aportó unos 1.800 millones de euros al ebitda del grupo, equivalente al 13,2% del total y un porcentaje similar de deuda denominada en libras.

IBERDROLA: el dueño de Scottish Power tiene una fuerte ponderación del Reino Unido en sus resultados. En sus cuentas a marzo, Iberdrola dijo que el 31% del ebitda de su negocio de redes, el 35% de generación y clientes y el 25% de su división de renovables procede del Reino Unido.

FERROVIAL: principal accionista del aeropuerto de Heathrow con un 25% y con una fuerte presencia de su filial de servicios Amey en el mercado británico, recibe un tercio de sus ingresos y el 9% de su ebitda del Reino Unido. "Respetamos la decisión del pueblo británico y vamos a mantener nuestra presencia y actividad", dijo un portavoz de la entidad.

BANC SABADELL: el banco realizó una fuerte apuesta por el mercado británico en 2015 con la compra del TSB, por el que desembolsó 1.700 millones de libras. El 24,6% del beneficio del Sabadell hasta marzo provino del Reino Unido. El banco confirma que, pese a la incertidumbre a corto plazo, prevé un marco futuro "adecuado" de relaciones entre UE y el Reino Unido. La votación "no cambia la estrategia del Sabadell en el Reino Unido", según sus portavoces.

IAG: la unión de la británica British Airways y la española Iberia lideraba el viernes los descensos en bolsa con una caída del 23%. El grupo lanzó un advertencia sobre sus beneficios tras el "brexit", diciendo que ya no prevé generar un incremento absoluto en el beneficio de las operaciones similar al registrado en 2015, informa Cerodosbé.

FCC: algo menos del 15% del ebitda procede del Reino Unido, presente en el negocio de construcción y en servicios de medioambiente a través de su filial FCC Environment.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad