El presidente de Banc Sabadell, Josep Oliu

El Sabadell abre fuego: espera ya las ofertas por su créditos morosos

stop

Banc Sabadell ha sido el primero en reanudar la venta de activos inmobiliarios y créditos fallidos con 1.300 millones y este mes tendrá ya las ofertas

Barcelona, 09 de julio de 2020 (04:55 CET)

Los bancos están mirando de nuevo al mercado, tras el paso del coronavirus, que lo paró todo, para ver si pueden terminar de vaciar sus balances de activos inmobiliarios tóxicos y créditos impagados y el primero en hacerlo ha sido Banc Sabadell. La entidad que preside Josep Oliu sondea la venta ya de dos paquetes que suman activos por 1.300 millones de euros y para uno de ellos ya está recibiendo muestras de interés.

La primera de las carteras a la venta es de unos mil créditos morosos de pymes, que suman 300 millones de euros. Fuentes financieras explican que algunos fondos están ya mirando los activos para presentar ofertas, las cuales llegarán la semana que viene. Está previsto que el Sabadell entre en la recta final del mes de julio, cuando presenta sus resultados semestrales, con las ofertas no vinculantes sobre la mesa.

El banco catalán ha encargado la venta a Deloitte, que, según informó El Confidencial, está sondeando el mercado a la búsqueda de interesados y también para comprobar si el apetito ya es suficiente como para que se puedan traspasar estos activos sin una quita excesiva. Por ello, la operación podría paralizarse si los interesados no ofrecen suficiente, aunque la intención del Sabadell es traspasar ya esos activos y reducir su morosidad.

El Sabadell tiene dos carteras de créditos a la venta por valor de 1.300 millones pero quiere ver antes el interés

La cartera de créditos de pymes morosas es solo el aperitivo. Es una operación pequeña y si sale adelante, otros bancos, como el Santander, que se quedó a medias por el estallido de la crisis del coronavirus, le seguirán. Pero es el Sabadell el más activo y tiene otro proyecto en venta: el de 1.000 millones de euros de hipotecas fallidas.

El banco catalán ha encargado en este caso a EY que sondee el mercado para ver cómo andan de apetito los fondos de inversión, como Blackstone, Cerberus, Lone Star, Intrum y los fondos de pensiones canadienses, que son los que suelen comprar estos activos. Dinero hay, la cuestión es si creen que ya ha llegado el momento de apostarlo, y de hacerlo en España.

Por tanto, no se trata de una venta ya en marcha sino de una cata del mercado. Si EY detecta interés por estas operaciones y la quita que aplican a la oferta es razonable, el Sabadell podrá tirar para adelante la operación. En caso contrario, esperará. Será una prueba no solo para la entidad catalana sino para el resto del sector.

En las primeras ventas de créditos y activos inmobiliarios en 2017, las quitas llegaron a superar el 80%. Salía a cuenta a los bancos, que lo tenían ya provisionado y se quitaban del balance crédito moroso, lo que incrementaba sus ratios de calidad y tranquilizaba a los inversores. Pero la mejora de la situación económica fue mejorando también las ofertas. La incógnita ahora es la respuesta de los fondos a la crisis de la Covid-19.

Las ventas del Sabadell

El Sabadell, que se convirtió con el nuevo milenio en una entidad compradora, puso el freno tras la adquisición del banco británico TSB, cuya integración le dio muchos dolores de cabeza. Desde entonces, no solo ha ido vendiendo sus activos inmobiliarios y créditos fallidos sino también su filial hotelera HI Partners y el resto de hoteles.

La última desinversión del banco que dirige Jaume Guardiola es la de su gestora Sabadell Asset Management a Amundi por 430 millones, firmada en enero y cerrada hace solo una semana. Con este acuerdo, la entidad catalana comercializará los seguros de la compañía francesa.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad