Jaime Guardiola, consejero delegado de Banco Sabadell. EFE

El Sabadell mantiene el ritmo desinversor en la crisis

stop

El banco que preside Josep Oliu generará 75 millones de plusvalías con la venta de su negocio de despositaría, aunque el cierre se producirá en 2021

Madrid, 30 de marzo de 2020 (09:54 CET)

El Banco Sabadell mantiene el ritmo a la hora de desprenderse de negocios no estratégicos. En medio de la crisis desatada por el coronavirus, el banco ha acordado la venta de su negocio de depositaría institucional de BNP Paribas por 115 millones. Esta operación permitirá al banco generar una plusvalía de 75 millones millones, aunque el cierre está previsto para 2021. Es la segunda operación que acuerda con una empresa de origen francés en pocos meses, ya que también ha traspasado su negocio de fondos a Amundi.

El banco que preside Josep Oliu lleva a sus espaldas numerosas operaciones. Independientemente de la venta de activos tóxicos, la entidad se ha desprendido de su promotora en los últimos meses, además de estos dos negocios. Con estos movimientos la entidad ha buscado reforzar su ratio de capital, que ya habría cerrado el ejercicio en nivel que el mercado considera óptimo. Jaime Guardiola, durante la junta general de accionistas señaló que ya superaba el nivel del 12%, teniendo en cuenta el impacto del acuerdo de venta de la gestora.

A corto plazo, el banco, como el resto de entidades financieras, está inmersa en gestionar la crisis causada por la epidemia del coronavirus. La entidad, con un importante negocio histórico de pymes, explicó la semana pasada que ha puesto a su plantilla a trabajar para reforzar a este colectivo.

A medio plazo, la entidad continuará trabajando para que su banco británico, TSB, aporte rentabilidad al grupo y para crecer en México. Durante la intervención ante la junta, Guardiola recordó que durante 2019, que el volumen de crédito en este segundo país se había incrementado un 7,9%, con una expansión del 51% en el caso de los recursos de clientes.

El coronavirus condiciona el 2020

También reconoció que el coronavirus plantea retos para 2020. "El estallido abrupto de la crisis del coronavirus hace que nuestra prioridad principal, a día de hoy, sea la protección de la salud de nuestro equipo y de todas aquellas personas con las que tenemos relación", señaló durante su intervención.

Asimismo, reconoció que es pronto para valorar el impacto de la crisis en las economías en las que está presente, aunque adelantó que podían ser "relevantes".

Por lo pronto previsiblemente condicionará las políticas de retribución. El Banco Central Europeo ha hecho un llamamiento explícito para que los bancos no repartan dividendos al menos hasta octubre de 2020. 


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad