El Presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu. EFE

El Sabadell gana la mitad por culpa de su aventura británica

stop

Banc Sabadell cierra 2018 con un beneficio de 328 millones, el 54% menos a causa de la mala evolución de TSB y de la limpieza del ladrillo

Madrid, 01 de febrero de 2019 (07:07 CET)

Banc Sabadell no se ha sumado a la fiesta de beneficios de la banca española. La entidad catalana terminó 2018 con una caída del resultado de más de la mitad a causa de la mala evolución de TSB, el banco británico que compró -y cuya integración fue un calvario-, y de la limpieza del ladrillo.

El Sabadell ganó 328,1 millones de euros, en 2018, el 54% menos que en el año anterior. El resultado sin tener en cuenta TSB tampoco fue positivo: el beneficio fue de 568 millones, el 16,3% menos, según informa a la CNMV.

El banco que preside Josep Oliu explicó que la caída del resultado se debe a dos factores: la migración de TSB, que está ya completada, y la limpieza del balance, que también está terminada tras la venta, el año pasado, de tres grandes carteras inmobiliarias y de Solvia.

Beneficio atribuido al grupo. Fuente: Banco Sabadell

Beneficio atribuido al grupo. Fuente: Banco Sabadell

Estos dos factores provocaron unas pérdidas de 637,1 millones. El Sabadell matizó que sin dichos factores, el beneficio hubiera subido un 9,6%, hasta los 783,3 millones.

Además, los gastos de explotación se elevaron a 2.920,4 millones, lo que supone 239 millones más que en 2017. Los costes no recurrentes se situaron en 291,5 millones, atribuibles principalmente a la migración y postmigración de TSB.

Reduce la morosidad

La entidad financiera, que preside Josep Oliu, ha destacado la fortaleza de su negocio bancario, con un crecimiento en ingresos del grupo de un 2,9% durante 2018. Además, la morosidad baja al 4,22% -casi un punto menos que en 2017- al recortar los activos dudosos hasta los 6.554 millones, el 17,4% menos. 

La cobertura de activos problemáticos se situó en el 52,1%, y de los dudosos en el 54,1% y la ratio de los problemáticos sobre el total de activos del grupo se sitúa en el 1,8%, anticipando en un año la consecución de uno de los ejes del plan estratégico.

El margen de intereses es de 3.675,2 millones de euros en 2018, el 0,7% más, impulsado por el crecimiento de volúmenes. Durante 2018, el Sabadell ha llevado a cabo un esfuerzo para limpiar su balance y reducir la ratio de activos problemáticos netos.

Así, logra una significativa caída de estos activos, que presentan una reducción EX TSB de 7.846 millones en el año, tras anunciar la venta de carteras institucionales por 5.800 millones de euros.

Terminan los problemas informáticos de TSB

La entidad destaca que una vez superados los incidentes informáticos vinculados a la migración de TSB se abre "nueva etapa" en la que se mejorará la experiencia del cliente y se desarrollará negocio de pymes. El Sabadell acabó el ejercicio con un total de 2.457 oficinas y 26.181 empleados.

Por su parte, TSB cerró 2018 con 140.000 nuevos registros frente a 80.000 salidas-, por lo que consideran que la filial se consolida una vez superada la problemática vivida en la migración.

El Sabadell repartirá un dividendo de 0,03 euros por acción tras aprobar un complemento de 0,01 euros por título

Además, el consejo de administración ha aprobado el reparto de un dividendo complementario en efectivo de 0,01 euros por acción, que se suman los ya distribuidos 0,02 euros por acción. Así, en total suma 0,03 euros por acción, lo que deja un payout del 50%.

Durante 2018, el banco se ha anotado un crecimiento del crédito vivo de un 3,2% interanual, impulsado por el buen comportamiento de las pymes y de las grandes empresas españolas, además de un fuerte crecimiento en México.

El crédito de nueva producción a empresas aumentó un 7%, hasta los 55.594 millones. También mejoraron los préstamos hipotecarios nuevos el 72,2%, hasta los 4.024 millones de euros.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad