En respuesta a Sala Martín

stop

11 de mayo de 2009 (13:17 CET)

La conferencia que el economista Xavier Sala Martín dio a los estudiantes de la UPF el día 30 de abril, y en la que responsabilizó a los matemáticos de la crisis subprime de los Estados Unidos, ha molestado a este colectivo. El Centre de Recerca Matemática (CRM) ha enviado a nuestra redacción una nota en respuesta a los argumentos expuestos por Sala Martín.

Según esta institución, con las afirmaciones del economista, “el mal para la comunidad matemática ya está hecho” pero, no obstante, “como matemáticos creemos que nos toca ahora aportar nuestro punto de vista”.

La nota del CRM afirma que entre los factores que han generado la presente crisis crediticia está el problema de la valoración de derivados de crédito, para cuya gestión son necesarias las matemáticas. De hecho, “las compañías las usan cada día para protegerse de fluctuaciones adversas”, explica el CRM, que añade que “una de las funciones de un matemático en una institución financiera és hallar modelos de las variables de mercado”, entre otras.

Según la nota del CRM, firmada por Joaquim Bruna i Sebastián del Baño, como en cualquier otro trabajo de ingeniería, “estos algorismos son a menudo aproximaciones con ciertos rangos de aplicabilidad. Por eso es necesario que los usuarios, traders y funciones de control del riesgo” entiendan lo que utilizan, algo que pasa en la mayoría de instituciones.

Pero “en situaciones excepcionales, la codicia y la presión para llevar a cabo el negocio vence el sentido crítico y la prudencia necesaria y las matemáticas se vuelven una black-box que casi nadie entiende cuando se puede usar y cuando no”, añade el CRM. “Si se utilizan los modelos en escenarios para los que no han sido creados es porque lo decide el sènior mànager”.

Desde la entidad se concluye que “el problema és que no hay suficiente conocimiento experto de los instrumentos en los órganos de decisión. Y, recuerda, además, que hace años que se imparten màsters de Matemática Financiera en todo el mundo.

Vea aquí la respuesta a Sala Martín (en catalán).
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad