España, vagón de cola mundial en la lucha contra el fraude fiscal

stop

El fisco español sólo invierte el 0,11% del PIB en combatir a los defraudadores frente al 0,42% de Hungría o el 0,32% de Holanda, según un informe de OBS Business School

Oficina de la Agencia Tributaria

Barcelona, 23 de abril de 2016 (01:00 CET)

El fraude fiscal es una de las principales preocupaciones de los españoles. El 60% de los ciudadanos considera que es el principal problema del país. Sin embargo, la Agencia Tributaria es una de las peor preparadas del mundo para luchar contra la evasión fiscal.

El fisco está a la cola mundial en cuanto a número de funcionarios y es también uno de los que menos invierte para combatir a los defraudadores, según se desprende del informe El fraude empresarial, elaborado por OBS Business School, el área de Universidades y Formación de Grupo Planeta. 
  
Sólo Chile, México, Estados Unidos, Corea del Sur y Japón tienen menos funcionarios de Hacienda por habitante que España de una lista de 33 países.

Hungría, Bélgica, Luxemburgo, Francia y Holanda encabezan, por ese orden, el ranking de las naciones que mayor inversión hacen en contratar personal para sus respectivos ministerios fiscales, señala el estudio, que ha sido elaborado por las doctoras Casilda Güell y Luiza Lordache.

Una plantilla reducida y envejecida

Así, la plantilla de la Agencia Tributaria española cuenta con 26.962 empleados para una población de 46,7 millones de personas. Unos datos que contrastan con los de Francia, que cuenta con un cuerpo de 115.411 funcionarios de Hacienda para 66 millones de habitantes, o los de Alemania, donde la plantilla de trabajadores del fisco se eleva a 110.382 personas para 60 millones de ciudadanos.

La política de recortes que se puso en marcha tras la crisis provocó que se perdiera empleo también en la Agencia Tributaria, ya que "un 60% de los países, incluida España, redujeron su personal como consecuencia de los planes de recortes de gastos", explican las doctoras.

De hecho, la plantilla del fisco no ha logrado rejuvenecerse, pues sólo el 0,8% de los trabajadores de Hacienda tiene menos de 30 años, frente al 49% que está entre los 50 y los 59 años.

España, la última de la lista en inversión

España se sitúa también a la cola en lo que se refiere a la inversión para luchar contra el fraude fiscal, pese a que no hay datos disponibles sobre Grecia.

Así, la inversión española en esta materia es sólo del 0,11% del PIB, frente al 0,42% que destina Hungría, el país que más recursos dedica a combatir el fraude. España también se queda lejos de Holanda (0,32%), Bélgica (0,30%), Alemania (0,27%), Portugal (0,22%), Reino Unido (0,21%), Francia (0,19%) e Italia (0,18%).

Pese a la escasez de recursos humanos y la falta de inversión, la Agencia Tributaria española intensificó en 2014 la lucha contra el fraude a través de la puesta en marcha de 21.075 actuaciones presenciales de verificación formal de las que 7.410 estuvieron dirigidas a detectar alquileres opacos y otras 11.223 se encaminaron contra la economía sumergida.

Más actuaciones, mayor recaudación 

El estudio de OBS Business School desvela también que la Agencia Tributaria triplicó en 2014 respecto a 2011 el número de actuaciones destinadas a cobrar deudas liquidadas. En conjunto, el fisco español realizó casi 100.000 actuaciones de comprobación e investigación, puso en marcha un 35% más de inspecciones  y gracias a eso logró recaudar 6.178 millones de euros.

La Agencia Tributaria prevé que esa cifra aumente en 2015 hasta los 13.500 millones de euros. Pero esos datos no consuelan a la opinión pública española, que ve insuficiente la actuación del fisco para luchar contra el fraude fiscal.

Los españoles reclaman campañas de concienciación ciudadana, mayores inversiones, más control del gasto público y cooperación con otros países para paliar el elevado fraude que atribuyen a tres factores: la impunidad de los defraudadores, la falta de conciencia cívicas y la excesiva presión fiscal.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad