El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, y el consejero delegado de la entidad, José Sevilla. Foto: EFE

Goirigolzarri y Sevilla, el único tándem que no gana peso en su banco

stop

En medio de la inestabilidad bursátil, en el resto de bancos del IBEX o el presidente o el consejero delegado, han comprado acciones a lo largo de este año

Cristina Triana

Economía Digital

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, y el consejero delegado de la entidad, José Sevilla. Foto: EFE

Madrid, 11 de diciembre de 2019 (04:55 CET)

A punto de cruzar el ecuador del último mes de 2019, sólo existe un tándem ejecutivo entre las entidades del IBEX 35 en el que o bien el consejero delegado, o bien el presidente (o ambos) no han comprado acciones del banco que dirigen: Bankia. Según consta en los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ni José Ignacio Goirigolzarri, ni José Sevilla, han adquirido títulos de su entidad financiera este año. 

Este movimiento contrasta con el que han dado otros pesos pesados de la banca española en distintos momentos del ejercicio. El más madrugador fue Jaime Guardiola, consejero delegado de Banco Sabadell, que adquirió más de 100.000 euros en acciones en febrero. Posteriormente, y a media que las cotizaciones comenzaron a verse golpeadas por el cambio en las expectativas de tipos de interés del Banco Central Europeo (BCE), otros ejecutivos ampliaron su exposición a Bankia vía compras de títulos: Gonzalo Gortázar y Jordi Gual (Caixabank) lo hicieron en julio; un mes después de que se movieran María Dolores Dancausa y Pedro Guerrero (Bankinter). En cuanto a Onur Genç (BBVA), dio el paso en septiembre; y Ana Botín (Banco Santander) en octubre. 

Durante la celebración de la junta de accionistas en marzo, algunos accionistas ya preguntaron a Goirigolzarri las razones por las que no estaba adquiriendo acciones como sí hacían otros banqueros. En octubre, la misma pregunta se repitió a través de los canales por Internet del banco. El presidente explicó en la junta que había invertido en Bankia hasta tres años de salario.

Goirigolzarri fue especialmente activo en la adquisición de títulos durante los primeros años al frente del banco. En 2013, posteriormente, a su nombramiento, invirtió todo su sueldo íntegro en la adquisición de títulos de Bankia y continuó comprando títulos hasta 2015, cuando llegó a controlar un 0,009% de Bankia. 

No se ha desprendido de títulos; si bien su participación es más baja ahora tras el ajuste de la fusión de Bankia y Banco Mare Nostrum (BMN) y la reducción de capital por amortización de títulos de autocartera ejecutada este ejercicio.

Los principales ejecutivos de Bankia, al contrario que el resto de entidades del IBEX, cuentan con una limitación salarial (el sueldo en efectivo tanto del presidente como del consejero delegado no puede superar los 500.000 euros). Previsiblemente, además, tanto Goirigolzarri como Sevilla aumentarán su participación en Bankia a lo largo de los próximos meses, por el devengo de una parte de la retribución variable. 

Bankia y BBVA, muy en línea en su participaciones

Comparando las participaciones en acciones de todos los consejos del IBEX, el tándem Goirigolzarri-Sevilla estaría muy en línea con el del primer y el segundo ejecutivo de BBVA. Según los registros de la CNMV, Goirigolzarri ostenta un 0,008% de Bankia; mientras que Sevilla controla el 0,002%; ligeramente por debajo de la participación conjunta de Carlos Torres y Onur Genç, que controla un 0,008% y 0,003%, respectivamente (teniendo en cuenta solo la participación en acciones y no en derivados). Este último adquirió 100.000 títulos el seis de septiembre, lo que ha ayudado a consolidar su ventaja sobre José Sevilla.

Bankia es el banco más penalizado este año en bolsa entre los que forman parte del IBEX, afectado tanto por el cambio en las expectativas de tipos de interés, como por la inestabilidad política española. El acuerdo de coalición entre PSOE y Unidas-Podemos ha sentado mal a su cotización, porque se ha puesto en duda cuáles pueden ser los planes del futuro ejecutivo para la entidad, que tiene pendiente afrontar gran parte de su privatización.

Bankia, no obstante, sigue defendiendo que los distintos gobiernos siempre han asegurado la independencia en su gestión.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad