Guerra de abogados por captar los afectados de la salida a bolsa de Bankia

stop

Los bufetes se disputan los más de 350.000 compradores de acciones con información falseada. Más de 380 accionistas ya han mostrado interés en una demanda colectiva

Protesta de Bankia por las preferentes.

en Madrid, 20 de diciembre de 2014 (18:52 CET)

Los bufetes de abogados han iniciado la guerra para captar a los más de 350.000 afectados que compraron acciones de Bankia en una salida a bolsa en la que la entidad ocultó información vital. Los despachos mantienen una línea de actuación confrontada: ¿se deben planter demandas colectivas o es más provechosa la vía individual?

Los despachos han comenzado a afinar su estrategia en una batalla en la que los afectados podrán demandar a la entidad, a su auditor hasta 2011 (Deloitte) o, incluso, al propio Estado. La entidad, que ya se prepara para el peor escenario, asegura que tiene músculo financiero incluso para devolver la totalidad de lo recogido en el mercado: 3.100 millones de euros.


El 99% de pérdidas


El despacho Zunzunegui Abogados trabaja en la redacción de una demanda colectiva en la que hasta ahora se han interesado 380 accionistas para solicitar la devolución del dinero perdido con la adquisición de acciones de Bankia. El despacho de abogados compila la información de los afectados por la compra que han perdido el 99% del valor invertido en la salida a bolsa de la entidad bancaria que emergió de las cenizas de Caja Madrid y cuya información fue falseada en su proceso de salida a bolsa, según han revelado los especialistas del Banco de España a solicitud de la Audiencia Nacional.

La denuncia se basará en un sencillo principio legal: el de la responsabilidad del folleto. El principio está reflejado en el artículo número 28 de la ley de mercado de valores que recoge una directiva europea aplicada en todos los estados miembros. "Será una demanda sencilla porque sólo se pedirá la aplicación de esta normativa", explica Fernando Zunzunegui, el abogado que está recogiendo las demandas colectivas.

Este bufete está convencido no sólo de que los demandantes ganarán las cantidades perdidas en la salida a bolsa sino también el interés legal y probablemente hasta las costas procesales. La firma cobrará 200 euros por cliente para iniciar la demanda pero no cargará ninguna comisión sobre las cantidades recuperadas. "Estamos tan convencidos de que se ganará el caso y además los intereses, que nuestra comisión será el éxito del caso", explica, optimista, Zunzunegui.

Pero otros accionistas y despachos de abogados han manifestado un interés diferente. La Asociación Española de Accionistas Minoritarios de Empresas Cotizadas (Aemec) recomienda a los afectados llevar a la entidad a juicio de forma individual (un proceso más costoso que los colectivos porque cada demandante debe pagar su propio procurador, abogado y gastos procesales), una modalidad que podría beneficiar a los accionistas con agravantes concretos. La asociación, ligada al despacho de abogados Cremades Calvo Sotelo, asegura haber recibido unas 3.000 solicitudes para presentar las demanda.

Los plazos legales


Aunque no hay consenso entre los expertos acerca de los plazos máximos para la presentación de los recursos legales, la opción más prudente recomienda el inicio de un proceso antes de mayo del 2015 porque algunos jueces podrían tomar como referencia el primer desplome bursátil de la entidad. La cuestión está en que no venza el plazo de reclamación.

El informe de más de 400 páginas con el que la entidad bancaria salió a bolsa obviaba información relevante sobre los verdaderos balances del Banco de Valencia y la falta de provisiones en operaciones inmobiliarias, entre otros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad