Guindos detalla el momento más crítico de la recesión de 2012

stop

El ministro de Economía en funciones asegura en su nuevo libro que España estuvo a punto de pedir una especie de rescate 'light' al FMI en los últimos meses de 2012. La oposición de Durão Barroso lo descartó

Economía Digital

Luis De Guindos, junto a la ministra sueca de Finanzas, durante la última cumbre del Ecofin, en Bratislava (Eslovaquia). EFE/Filip Singer
Luis De Guindos, junto a la ministra sueca de Finanzas, durante la última cumbre del Ecofin, en Bratislava (Eslovaquia). EFE/Filip Singer

Barcelona, 10 de septiembre de 2016 (14:32 CET)

Con un Gobierno en funciones y la amenaza de unas terceras elecciones a la vista, Luis de Guindos ha optado por sacar a la luz su crónica personal de los años más duros de la crisis. El relato ha tomado forma a través de un libro, España amenazada. De cómo evitamos el rescate y la economía recuperó el crecimiento (Península), que verá la luz el próximo martes.

De los pasajes que ya se han conocido, destacan los detalles del crítico momento que España vivió a finales de 2012, tras un verano en el que los mercados atacaban sin rubor, y que llevaron a la economía española al borde de un rescate similar al de Grecia, Portugal o Irlanda.

De acuerdo a la versión de De Guindos, fue entonces cuando el ejecutivo barajó la posibilidad de pedir una especie de rescate light al Fondo Monetario Internacional (FMI). Un programa para acceder a financiación externa, "una fórmula nueva", bautizado como Programa de Asistencia para el Acceso al Mercado (PAAM).

Una fórmula nueva

"Se trataba de que el FMI aportara una especie de sello de calidad a nuestras medidas aunque sin financiación (…). Se pretendía poner otro muro que evitase, precisamente, el rescate completo", señala el ministro de Economía en funciones, sin dar demasiados detalles sobre una fórmula inédita.

"El acuerdo con el FMI se interpretaría quizá como un rescate light, aunque lo podíamos plantear como un apoyo o una asistencia técnica que completaría la labor reformadora del Gobierno. No como una imposición", continúa.

Este plan habría sido finalmente descartado por el propio Mariano Rajoy debido a la oposición de Durão Barroso, recientemente fichado por el banco de inversión Goldman Sachs y por aquel entonces presidente de la Comisión Europea. En cambio, según De Guindos, sí contaba con el apoyo del ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble.

La situación de Grecia

Durante el libro, el político del Partido Popular fecha en los días 24 y 25 de julio de 2012 el momento más crítico. Fue entonces cuando el ministro solicitó a Schäuble que despejase de una vez por todas las dudas sobre la continuidad o no de Grecia en la Unión Europa. Dicha incertidumbre, y la posibilidad de que desencadenase una descomposición del entramado comunitario por su lado Sur, estaba "matando" a España.

La falta de liquidez del Estado hacía que España "sólo pudiese aguantar un mes" antes de dejar de pagar las nóminas al funcionariado, las pensiones a los jubilados y las prestaciones a los desempleados, relata De Guindos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad