Jubilarse a los 67… y lo que hay detrás

stop

29 de enero de 2010 (12:56 CET)

El gobierno español no sólo quiere modificar la edad de jubilación para situarla en los 67 años a partir del 2025, sino que propone una revisión del pacto de Toledo, firmado en 1995 por todos los grupos políticos con representación parlamentaria. Entre otras cosas, el ejecutivo de Zapatero se plantea modificar la Ley General de la Seguridad Social y las pensiones de viudedad, orfandad e incapacidad.

El diaro El País ha publicado el documento de 46 páginas con el que parece que trabajará el gobierno. El rotativo ha tenido acceso al texto incluso antes de su aprobación por el Consejo de Ministros. El texto empieza haciendo un análisis de la situación actual y explica que en 2030 se prevé que en España haya 12,5 millones de pensionistas en 2030 y, en 2040, serán 15,3 millones y asegura que, para garantizar la perdurabilidad del sistema, se le tienen que hacer algunos retoques.

Así, entre otras cosas, se propone estudiar “la elaboración de una nueva Ley General de Seguridad Social, siempre que su redactado fuera consecuencia de un pleno acuerdo político y con los interlocutores sociales”. Así, el nuevo texto, según el documento publicado por El País, “partiría de la base de que las prestaciones del sistema, que en su gran mayoría fueron privativas primero del Régimen General y luego se extendieron al resto de regímenes, tienen naturaleza general”. Igualmente, el gobierno cree que en el nuevo modelo “el accidente de trabajo y la enfermedad profesional [.. serían obligatorios para los nuevos afiliados”

Por otra parte, el gobierno también plantea la necesidad de que la Administración de la Seguridad Social tenga una “estructura administrativa única, que integre en sus elementos de recaudación, afiliación y gestión de prestaciones”.

Por lo que respecta a las distintas pensiones que actualmente se contemplan en la legislación española, también hay varias propuestas de reforma. Para la de viudedad, por ejemplo, el ejecutivo deja entrever la posibilidad de “establecer una relación más flexible entre las rentas de trabajo y la pensión de viudedad, de modo que se mejore la situación de los pensionistas que perciban una única renta”.

Y, respecto a las relaciones laborales el gobierno propone en su documento el l fomento de la jornada flexible durante los últimos años de vida laboral, limitar las reducciones de plantilla en las empresas con beneficios, eliminar las formas de despido indebido para no dar acceso a la jubilación anticipada e incrementar la edad legal mínima de jubilación, situada ahora en los 52 años. Y, sí, ya casi al final, en la página 40, la propuesta de situar la jubilación a los 67 años.

Así, pues, la propuesta del gobierno parece que va mucho más allá del simple alargamiento de la edad laboral. Pero, como reconoce el mismo ejecutivo, sus propuestas tendrán que ser negociadas con todos los agentes sociales y también por el conjunto de los partidos políticos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad