Sucursal de Citibank, perteneciente a Citigroup

La dirección de Citibank niega información a sus trabajadores sobre la venta del grupo

stop

Los sindicatos reciben evasivas como respuesta a los intentos de obtener detalles sobre la desinversión en España

21 de marzo de 2014 (19:38 CET)

Los sindicatos de Citibank España no han logrado obtener una respuesta clara de los directivos sobre el proceso de venta abierto desde hace unos meses. A raíz de las informaciones difundidas durante toda la semana por este diario, se han trasladado no pocas preguntas a los principales ejecutivos que, sin embargo, no han ofrecido ninguna respuesta concreta.

La representación sindical en Citibank está dominada por Comfia, la rama financiera de CCOO (42%). También están presentes UGT (38%) y CGT (20%).

Sus representantes compartieron inmediatamente con la dirección de recursos humanos la inquietud de la plantilla por el futuro de sus puestos de trabajo. Realizaron una petición formal sobre el posicionamiento de la entidad; pero la cúpula española del Citi ni desmiente ni confirma las noticias, explican los trabajadores.

Doble discurso

La reacción dada a los requerimientos de los profesionales del Citi en España es análoga a la que se ha trasladado a otros grupos de interés. Sólo se ha sido más específico en el discurso con la prensa madrileña.

A los periodistas que han preguntado se les ha insistido en que la venta de las oficinas españolas corresponde a un rumor, pero los responsables de comunicación no han ofrecido argumentos que expliquen por qué circula el cuaderno de venta entre las entidades con posibilidades de compra.

Dudas en servicios centrales

En la filial española del banco estadounidense trabajan aproximadamente 700 personas. El personal que desarrolla su actividad en las oficinas (300) quedaría subrogado y entraría en nómina del hipotético comprador. Hasta la fecha, Banco Espirito Santo acumula más opciones.

Es en los servicios centrales de La Moraleja (Madrid), que presta apoyo a las sucursales, donde surgen las mayores dudas y, por ende, preocupación. En caso de desinversión, ¿qué pasaría con esta parte de la plantilla? La cuestión permanece también en el terreno de la ambigüedad.

Operación esperada

En todo caso, la operación de venta no ha cogido desprevenidos a los empleados, que esperaban la maniobra desde que Citibank se incluyó entre los activos de Citi Holdings. Esta última filial engloba los negocios no estratégicos y, por tanto, a disposición del mejor postor.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad