La facilidad y utilidad que ofrecen los códigos IBAN

stop

Las ventajas que implican este tipo de códigos facilitan en gran medida los servicios a los propietarios de las cuentas bancarias

Hay que tener en cuenta las ventajas que ofrecen cada tipo de cuenta

18 de mayo de 2016 (17:44 CET)

El código IBAN es un dato que se encuentra presente en las cuentas bancarias de países pertenecientes a la Unión Europea.

Sin embargo, a veces no es fácil encontrar o saber cuál es el código IBAN correspondiente. Por suerte es posible calcular el IBAN mediante entidades bancarias como el Banco Santander que ponen a disposición del cliente un servicio para poder conocer a través de la cuenta dicho código y, además, con la confianza que ofrece desde hace años esta entidad.

Por supuesto para los consumidores todos los servicios de identificación de IBAN son gratuitos, existiendo ya hasta páginas webs o aplicaciones que lo ofrecen. Sin embargo siempre va a ser más seguro y de mayor fiabilidad realizarlo a través de una entidad bancaria de confianza como la mencionada anteriormente.

Los usuarios no suelen estar informados sobre este código, pero, tiene una gran utilidad, pues se emplea para facilitar y economizar las transferencias a bancos de la Unión Europea. El IBAN es un código que está formado por ocho u once caracteres y su creación se realizó con el objetivo de facilitar la realización de pagos internacionales dentro de los países miembros de la Unión Europea.

Los dos primeros caracteres identifican al país receptor, los dos caracteres siguientes sirven de control para asegurarse de que el número de cuenta es correcto, y finalmente se sitúan los caracteres que identifican la cuenta.

Como se mencionaba anterioriormente, las transferencias internacionales dentro de los países pertenecientes a la Unión Europea se tenían que realizar de forma manual, lo cual originaba unos grandes costes de gestión que agravaban en demasía los gastos asociados a la transferencia. Incluso hoy en día es posible identificar el país al que pertenece la cuenta bancaria, ya que los dos primeros caracteres del código IBAN pertenecen al país en el que se localiza la misma.

Dicho código se empezó a aplicar en 2003 y, gracias a la automatización de las transferencias internacionales dentro de los países de la Unión Europea y de la utilización de una misma moneda común; lo cual conlleva el ahorro de gastos de permuta monetaria; se ha hecho factible la realización de transferencias sin ningún coste ni para el emisor ni para el receptor de la transferencia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad