La luz subirá los próximos años para que España pague las energías 'verdes'

stop

REFORMA ENERGÉTICA

11 de julio de 2013 (21:44 CET)

La factura de la luz subirá con la reforma energética que el Gobierno aprobará este viernes. El incremento será de un 7% de media, aunque son cifras aproximadas. El secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, ha trasladado las intenciones del Ejecutivo al sector durante la tarde del jueves.

Los consumidores pondrán de su bolsillo buena parte del dinero que hace falta para pagar la apuesta por las energías verdes, impulsada por el PSOE. Cada año, el saldo negativo es de 4.000 millones.

El acumulado sube a 26.000 millones e incluye el importe que las eléctricas han dejado de cobrar cada mes. Desde 1997 venden la luz por debajo del precio de producción debido a una ley de José María Aznar (PP). Cambió el mercado para mantener la inflación bajo control.

Montoro gana

El ministerio de Hacienda se ha negado a absorber a través de los presupuestos generales del Estado las cantidades anuales que hacen falta para equilibrar el sistema sin encarecer la factura a ciudadanos y empresas. Los consumidores, de este modo, afrontarán otra subida: en cinco años el incremento del recibo ha sido del 60%.

La reforma que el gobierno de Mariano Rajoy (PP) aplicará se ha consensuado in extremis por los ministerios de Hacienda y de Industria, que no han contado con el sector. El objetivo de la nueva legislación es evitar que la deuda siga creciendo. No hay una solución clara a cómo se enjugará la cantidad acumulada durante años.

¿Quién pagará más?

Para frenar el déficit había que recortar la remuneración a las energías limpias, a la distribución (baja tensión) y al transporte (alta tensión). También debía solucionarse el coste extra de suministrar la electricidad hasta Baleares y Canarias. El debate ha consistido en definir cómo distribuir el peso del ajuste.

La opción que se aplicará plantea un esfuerzo menor al previsto para las empresas que generan electricidad usando la luz solar o el viento. El Estado, además, subvencionará mejor las nuevas inversiones en infraestructuras de renovables. Las instalaciones verdes tendrán un retorno del 7,5%, las tradicionales recibirán una retribución del 6,5%.

El sector tradicional pierde

Por el contrario, el peso recae sobre el grupo de compañías eléctricas tradicionales, las que usan el carbón, el gas natural o la energía nuclear. El Gobierno encarecerá el llamado peaje eléctrico, eufemismo con el que se refiere a los precios regulados y que suma la mitad de la factura mensual. Ese aumento se trasladará al usuario final.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (PP), ha logrado que su criterio prevalezca al del ministro de Industria, José Manuel Soria (PP), que no quería pedir más esfuerzos a particulares y empresas.

Seguridad jurídica

Con la decisión que adoptará el Consejo de Ministros este viernes, España prioriza la seguridad jurídica del país al ahorro de los consumidores, a la competitividad de las empresas y a los intereses del lobby eléctrico. Éste defendía que el Estado hiciera recaer el peso del ajuste sobre las energías limpias, con costes de producción más caros y una menor presencia en el mercado.

El gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE) colocó a España como país puntero en este tipo de tecnología con la promesa de ayudas públicas. El gancho captó cuantiosas inversiones internacionales, que desplegaron centrales termosolares o campos de molinos contando con que el marco legal perduraría y obtendrían beneficios.

Futuras inversiones

Montoro y el ministro de Economía, Luis de Guindos (IND), han defendido durante la elaboración de la reforma energética que si se alteraba en profundidad la antigua legislación se sentaría un precedente que espantaría a futuras inversiones. La seguridad jurídica del país estaba en entredicho.

Los detalles del nuevo escenario eléctrico se conocerán después del Consejo de Ministros. Este viernes al mediodía, la vicepresidenta dará cuenta de ellos en rueda de prensa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad